Quantcast

Leonternet

Damián Gómez, el culto al cuerpo entre la pasión y la adicción

Para Damián el entrenamiento es más que una pasión, es su forma de vida. Su empleo como entrenador personal, su faceta como culturista y su influencia en Instagram le permiten vivir de su hobby.

damianileon
Damián Gómez en la redacción de ILEÓN.
Diego Sobrecueva Martínez | 11/08/2019 - 11:45h.

Damián Gómez, nacido en Coruña en el año 1992, vivió unos años en León cuando era niño. Ahora ha vuelto para trabajar como entrenador en el centro CAF mientras continúa con su cuenta de Instagram (@damian_physique)

Siguiendo sobre fitness y nutrición. En la red social acumula más de 46.000 seguidores que siguen día a día sus entrenamientos y consejos para conseguir un cuerpo 10.

Pero su historia comenzó cuando empezó a entrenar con 16 años. Hizo el bachillerato y estudió comercio y marketing pero cuando acabó aún tenía la espina clavada de dedicarse a su pasión, entrenar. Fue entonces cuando se centró en sacarse cursos de nutrición y de entrenador personal para dedicarse a lo que siempre quiso.

"A día de hoy hay mucho entrenador personal por postureo"

"Yo no soy Dios en esto, tengo mis estudios y da un poco de rabia ver a chavalines que por haber competido una vez se creen entrenadores personales". Internet ha hecho proliferar este fenómeno. "Siempre te vienen con cosas que han visto a algún otro influencer o en alguna página web. Yo no digo que esto esté mal, pero hay que preguntar a los que nos dedicamos a esto, cuanta más información tengas mejor."

La sociedad y el culturismo

Como culturista, Damián se ha encontrado en ocasiones con algunos prejuicios por su físico. "Da igual la ropa que lleves, por la calle oyes los típicos comentarios despectivos sobre tu aspecto. Yo no me creo más que nadie, me gusta cuidarme y he competido, pero la gente te ve estereotipado. Yo creo que esto puede venir de programas como mujeres, hombres y viceversa, donde está el típico musculitos que no tiene cerebro y eso no es siempre así."

"Por otra parte, yo tengo estudios y muchos compañeros también, no somos cachas sin cerebro. También, cuando ven a algunas chicas que están muy bien, piensan que es una choni. Tienes que conocer a la gente. Por regla general hay a creencia de que un entrenador tiene que estar en forma, yo conozco a preparadores físicos que no están en forma y tienen unos estudios increibles. No se puede tachar a las personas con las primeras de cambio."

"Hay gente que lo relaciona con los esteroides, es verdad que hay gente que los utiliza y hay gente que no. Si me preguntas si soy partidario te diré que es perjudicial pero también tiene sus beneficios de cara a una competición. A día de hoy vas a encontrar una gran mayoría de hombres y de mujeres que se dopan, es una actualidad, hay gente que lo confirma y gente que no, pero es un hecho."

El uso de estos fármacos para aumentar la masa muscular está íntimamente relacionado con la vigorexia, enfermedad sobre la que Damián reflexiona: "A veces me preguntan si tengo vigorexia, por un lado yo creo que si, llevo años entrenando y el cuerpo cambia a unos niveles bestiales pero te crea una adicción en cuanto a que te ves mal o no es suficiente cambio. A ojos de fuera realmente el cambio es muy notable, pero como tú te ves todos los días, no notas esa transformación".

Otro de los puntos en los que el culturismo choca con la sociedad es el cuidado extremo por la alimentación, que según Damián es el 70%: "vas a una competición, una sesión de fotos, un pase de modelos..., y yo he ido de tupper con comida sana los meses previos. Si salgo a tomar algo, o agua o bebidas zero. Este año al final no voy a competir así que me puedo permitir unas tapas algún día, ya lo compensaré otro día con algún entrenamiento . A nivel de modelos fitness las marcas sí que te piden que estés muy bien físicamente, es un trabajo y no puedes estar con mal físico porque te abandonan.

Damián también cree que hay un gran desconocimiento en la sociedad sobre el entrenamiento y cómo funciona el cuerpo. "Los resultados exigen paciencia y sacrificio, algo difícil de contagiar a los que empiezan nuevos en el gimnasio. El cuerpo funciona equitativamente, no vamos a conseguir que una zona se ejercite y que las demás se queden como estaban, aunque nos gustasen."

"Otra gente no quiere tocar las pesas, no lo asocian con un cuerpo bonito o saludable, piensan que es de culturistas, que no es para ellos. La mayoría de personas no entienden que los cuerpos de verano se trabajan en invierno, la gente quiere todo ya y eso es imposible, exige trabajo y perseverancia."

"Los cuerpos de verano se trabajan en invierno"

La edad tampoco es ningún limitador. "Yo empecé con 16 años, eso de que te quedas pequeño o el enanismo no hay estudios que lo demuestren. Si eres menor hay que contar con la autorización paterna y comenzar a aprender cómo se entrena. También conozco gente de 40 años que estaban gordos, comenzaron a entrenar y ahora son campeones de sus categorías. No hay una edad marcada para empezar."

publicidad

También te puede interesar

Deja tu comentario
publicidad
publicidad