Quantcast

UNA FOTO, UNA HISTORIA

Fiordos de León en el pantano de Riaño

La provincia atesora una serie de lugares de los que se pueden sacar fotografías que no desmerecen a las míticas imágenes de las costas escandinavas; los embalses de León están al cuádruple de capacidad que durante la tremenda sequía del año pasado.

Pantano de Riaño Febrero 2017
Una imagen de un valle del pantano de Riaño desde el barco turístico. Foto: Sonia Martínez Inhiesto.
Jesús María López de Uribe | 22/09/2018 - 21:00h.

Es esta fotografía de Sonia Martínez Inhiesto digna de cualquier catálogo de viajes. Pero no está sacada muy lejos de aquí. Es más, es León. Una imagen que evoca sin mucha dificultad los fiordos de la costa escandinava, pero que está sacada en la zona de Anciles en el pantano de Riaño desde el barco turístico que navega por las aguas del embalse.

Una estampa que muestra la belleza del agua en la montaña. Para algunos de triste recuerdo. Para los que desconocen el traumático cierre del pantano en 1987, un atractivo turístico de primer nivel. Tomada a finales de febrero del año pasado, sirve para ilustrar la diferencia entre cómo estaban los embalses en León durante la sequía el año pasado y en éste, en el que el propio pantano de Riaño se encuentra lleno en sus dos terceras partes. La foto de 2017 podría ser de ayer mismo.

Es fácil recordar las desecadas imágenes de otros embalses en la provincia durante el comienzo del otoño de 2017, como éstas del pantano de Luna que llegó a ser el más vacío de toda España. También las dificultades extremas de los agricultores leoneses al haberse quedado sin regar desde primeros de septiembre lo que provocó una cosecha excepcionalmente mala.

Entre tres y nueve veces más agua en los embalses que en 2017

Este año la condición hídrica de los pantanos, según los datos de la Confederación Hidrográfica del Duero es similar a la que muestra la fotografía que ilustra este artículo. El pantano de Riaño tiene cuatro veces más agua que en la misma semana del año pasado: 403,3 hectómetros cúbicos por los cien pelados de septiembre de 2017. Es decir, que está al 62% de capacidad (651 máximos) mientras que en 2017 sólo almacenaba un 15,3%.

Respecto a Barrios de Luna, éste tiene 161,3 hectómetros cúbicos en la actualidad (52,3%), cuando en la temporada de riego pasado estaba literalmente vacío, con tan sólo 18,4 de los 308 de capacidad máxima, un 6% (llegó a caer al 4,1% con 12,5 hectómetros cúbicos). En la actualidad tiene nueve veces más agua.

Los otros pantanos de riego de la provincia también muestran diferencias notables. El del Porma, que se construyó para albergar 317.000 millones de litros de agua (un hectómetro cúbico, son mil millones de litros y su capacidad máxima es, por tanto, de 317) estaba el año pasado al 17,4% de capacidad (55,3), mientras que con los datos de CHD el 17 de septiembre contenía 168,2. Tres veces más. Se encuentra así al 53%.

El último, y el más pequeño, Villameca (de 20 hectómetros cúbicos), tiene asimismo tres veces más agua que en 2017: 9,4 hectómetros cúbicos. Está al 47%, mientras que hace 12 meses se encontraba al 15,7% (3,2). En total, los embalses de la provincia de León pueden llegar a contener 1.296 hectómetros cúbicos (lo que vendría a ser 1,2 billones de litros) y mientras el año pasado sólo albergaban tras los muros de sus presas 176,9 (el 13,6%), a día de hoy contienen 742,2. Es decir, al menos cuatro veces más.

La diferencia de ese 13,6 por ciento de agua con el 57% de los datos de esta semana hacen presagiar que los agricultores leoneses tienen garantizado el riego del año que viene aunque volviera a llegar la sequía. Aunque si lloviera tanto como este año se tendría que desembalsar una gran cantidad de agua para garantizar la seguridad de los muros.

Y además, menos incendios

Vamos, que los embalses de León muestran una estampa digna del invierno, justo cuando acaban el verano. 2018 ha sido un año de muchas lluvias que han permitido también un notable descenso de los incendios en la provincia respecto al pavoroso 2017 en este sentido.

Lo bueno de las precipitaciones excepcionales de 2018, que acortaron el verano con las grandes tormentas de junio, es que aún es posible visitar Riaño para contemplar con los propios ojos que de verdad existen 'fiordos' en León. Y obtener fotos tan excepcionales para mostrar orgulloso a los amigos y familiares como la que encabeza el artículo.

publicidad
Deja tu comentario
publicidad
publicidad


publicidad