Quantcast

POLÉMICA: NUEVOS PANTANOS EN LA PROVINCIA DE LEÓN

La Junta de Castilla y León censuró que no se planteara modernizar los regadíos como alternativa a los pantanos del Órbigo

Un informe de la consejería de Medio Ambiente rechazó que no se estudiara la modernización de los regadíos como alternativa a la construcción de las nuevas presas en Carrizo de la Ribera, además de criticar los datos usados para la evaluación de los caudales de agua que llenarán los embalses o el caudal ecológico con el que quedará el río Omaña.

Embalses La Rial Carrizo de la Ribera
A. Vega | 06/11/2018 - 09:24h.

Aunque oficialmente desde la Junta de Castilla y León se apoya la construcción de dos nuevos pantanos en la provincia de León, al primar "el interés general" según el consejero de Medio Ambiente Juan Carlos Suárez-Quiñones, informes oficiales de la misma consejería a los que ha tenido acceso ILEÓN se muestran críticos con los proyectos.

Los informes están realizados por la Dirección General del Medio Natural y enviados a Confederación Hidrográfica del Duero en 2016 y 2017, dentro del proceso que ha llevado a la aprobación de la Declaración de Impacto Ambiental (DIA) de los embalses de La Rial y Los Morales en los términos municipales de Carrizo de la Ribera, Las Omañas y Cimanes del Tejar.

Los embalses de La Rial y Los Morales tienen un tamaño conjunto de 34 hectómetros cúbicos, siendo el de La Rial de 23 hectómetros, superior en tamaño al de Villameca que cuenta con 20. El presupuesto estimado es de inversión es de 44 millones de euros, tanto para la construcción de los pantanos como la traída de agua que se realizará en el río Omaña.

Los informes señalaba, no obstante, que los proyectos de pantanos son "compatibles con los valores competencia de este Servicio", con varias condiciones que debían cumplir los proyectos de los nuevos pantanos. Pero el informe complementario firmado por José Ignacio Molina García, entonces Jefe del Servicio de Espacios Naturales, contiene también críticas a lo planteado.

En el escrito se señala que "no se comparte el análisis de alternativas (y su elección)". Entre las que asegura Confederación Hidrográfica del Duero que hay, a raíz de la demanda de agua desde los regadíos del Páramo Bajo, están construir un gigantesco embalse en Omaña, descartado en los 80; o bien hacer los de La Rial y Los Morales y más pequeño el de Omaña y otras tres 'balsas', entre otros como las conexiones del río Omaña con el embalse de Barrios de Luna.

El informe de la Junta de Castilla y León critica que "se excluye a priori la altenativa de la modernizción del regadío como forma de eliminar el déficit de agua actualmente existente, sin incluirlo en el análisis de alternativas", asegurando que "no se comparten los motivos" para su exclusión. Se basaba en que el promotor de lo nuevos pantanos, CHD, optaba por realizar "un balance de costes a corto plazo, optando por un menor coste actual a costa de un mayor consumo de agua".

En la declaración ambiental aprobada el pasado mes de mayo se asegura que "las demandas de la zona regable del Páramo Bajo se cubren actualmente con recursos del embalse de Riaño, perteneciente al Sistema Esla-Valderaduey, excedentario en la actualidad, si bien esta situación puede revertir en el futuro a medida que se desarrollen los nuevos regadíos en la comarca de los Payuelos". Despachaba Confederación el asunto de las modernizaciones señalando que las previstas en el Plan Hidrológico "tampoco llegarían a cubrir las necesidades de agua que se demandan".

Pero es que además en la autorización ambiental no descarta la necesidad de hacer un pantano en Omaña, incidiendo que dependerá de "la evolución futura de las demandas y desarrollo de las zonas regables de León determinará la necesidad de profundizar en las alternativas del escenario 2 (construcción del pantano de Omaña con distintas variantes)".

El informe de la Junta contiene más críticas al proyecto planteado por Confederación Hidrográfica del Duero, como el uso de datos anteriores a 1980 para los cálculos de caudales o sobre la afección de las presas a la Zona Especial de Conservacion (ZEC) de las riberas del Órbigo.

Uno de los asuntos más críticos del informe autonómico era la discusión sobre la validez del caudal ecológico tras la construcción de lo pantanos, que desde la Junta consideran que "no garantiza" el mantenimiento y conservación de las condiciones del río Omaña, del que se extraerá fundamentalmente el agua.

El autor del informe complementario, José Ignacio Molina García, ha sido cesado este lunes como Coordinador de Servicios de la Dirección General del Medio Natural de la Junta de Castilla y León, a petición propia, según recoge el Boletín Oficial de la Comunidad Autónoma.

El Ministerio desecha un pantano proyectado en época de Franco

Precisamente este lunes se conocía que el Ministerio de Transición Ecológica ha anulado una concesión de un pantano para un aprovechamiento hidroeléctrico en la sierra de O Courel, en la provincia de Lugo en una zona cercana a la provincia leonesa. Según informaba Eldiario.es, la orden databa de 1960, en plena explosión de licencias para pantanos en la dictadura franquista.

La autorización era en el río Lor, un afluente del Sil, y aunque cobró forma legal, las complicaciones de la obra hicieron dormir el proyecto que nunca se llegó a construir, aunque legalmente podía ejecutarse. El pasado mes de agosto Confederación Hidrográfica Miño-Sil inició el procedimiento para anular el proyecto, confirmado en octubre por el Ministerio de Transición Ecológica, declarando extinguido el derecho conseguido casi seis décadas antes.

publicidad
Deja tu comentario
publicidad
publicidad