Quantcast

SANIDAD PÚBLICA

Denuncia judicial contra el consejero de Sanidad y el presidente de la Junta por las listas de espera

La asociación El Defensor del Paciente señala casos concretos del Hospital de León que podrían constituir un presunto delito de omisión del deber de socorro y un delito de denegación de auxilio en la prestación del servicio público de salud, tipificados en el Código Penal.

imagen
Hospital de León.
EUROPA PRESS | 09/11/2018 - 18:18h.

La Asociación El Defensor del Paciente ha denunciado ante los juzgados de Valladolid al presidente de la Junta de Castilla y León, Juan Vicente Herrera, y al consejero de Sanidad, Antonio María Sáez Aguado, por presuntos delitos que afectan a la prestación del servicio público de salud de Castilla y León y por lo tanto a la salud de los castellanos y leoneses, en referencia a la gestión de las listas de espera.

En la denuncia presentada, difundida por la asociación y recogida por Europa Press, se asegura que esta actuación afecta "directamente a la salud de los castellanos y leoneses dada la absoluta dejación de funciones, inacción y omisión del deber de protección de la salud".

El escrito, presentado ante el Juzgado de Instrucción número 6 en funciones de guardia este viernes, acusa a ambos de un delito de omisión del deber de socorro en relación a un delito de denegación de auxilio en la prestación del servicio público de salud tipificados en los artículos 195.1, 196 y 412.3 del Código Penal. Cabe recordar que tanto el consejero de Sanidad como el presidente de la Junta de Castilla y León son aforados en su condición de miembros del Gobierno autonómico, por lo que las investigaciones deberán recaer en el Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León en caso de encontrar viabilidad judicial.

El Defensor del Paciente asegura en la denuncia que la situación de lista de espera en la Comunidad, "responsabilidad" de los denunciados, pone "en grave riesgo" a los pacientes que necesitan cirugía y pruebas diagnósticas "con unos injustificados tiempos de espera en los que las patologías de los pacientes se agravan en el cien por cien de los casos" y añaden que se convierte "en imposible" el tratamiento de sus dolencias "por leve que al principio fuera la patología".

En la relación de los hechos, la asociación afirma que en multitud de casos las esperas son relativas a cánceres ya diagnosticados, que necesitan un tratamiento inmediato y "cuyas dilaciones son nefastas para el pronóstico y supervivencia de los pacientes".

Así, el colectivo mantiene que la gravedad de estas cuestiones deriva "en la falta de atención y voluntad política de subsanarlo, aún a sabiendas de que esta situación está causando un agravamiento en las patologías que los pacientes padecen y un aumento del sufrimiento de estos y sus familiares".

La asociación insiste en que es la "falta de voluntad" ya no para eliminar las listas de espera, que entiende "complejo", sino para tomar decisiones que palien la situación, que han agregado que no les deja otra opción que la "indeseada" denuncia pero que consideran que "irremediablemente" no tienen más alternativa que realizar.

Miriam Chacón / ICAL El consejero de Sanidad, Antonio María Sáez Aguado, informa de los datos de lista de espera quirúrgica
Miriam Chacón / ICAL El consejero de Sanidad, Antonio María Sáez Aguado.

Casos concretos

En la denuncia se exponen casos concretos de los hospitales de Burgos, Virgen de la Concha en Zamora, León, Salamanca o Clínico de Valladolid.

En el primero de ellos se explica un retraso en la atención a un paciente que acudió a dermatología y, tras una primera atención en febrero de este año en la que se recetó una pomada para una herida que no hizo efecto, se han retrasado las citas sucesivamente y está previsto que sea atendido el 20 de noviembre. En este caso, tras ponerse en contacto con el hospital para preguntar los motivos, se alude a la baja del médico.

En el caso del hospital zamorano, la asociación relata el caso de una mujer a la que se la detectó carcinoma con afectación a un ganglio en una mamografía rutinaria realizada a mediados de junio y el mismo día se le firmaron los papeles para una cirugía y se le dio cita para el preoperatorio el 3 de agosto y anestesista el 6.

Sin embargo, la familia --ante la preocupación por el diagnóstico, según el escrito-- preguntó en el hospital que cuándo sería la cirugía y se le contestó que a finales del mismo mes. Ante la queja en la que se manifestó que por ley no podía ser una espera de más de 30 días, el centro afirmó que estaban en lista de espera desde el día 23 de ese mes, cuando los papeles iniciales se firmaron un mes antes, por lo que sospechan una "manipulación" en la lista de espera.

Sin negocio ni trabajo

Otro de los casos en el Hospital de León que relata El Defensor del Paciente se refiere a un paciente que ingresó el 10 de febrero en urgencias por el sangrado de una malformación arteriovenosa en el cerebro que le provocaba problemas en la visión. Estuvo 15 días ingresado a la espera de una prueba que se llevó a cabo el 23 de febrero, recibió el alta y espero a una decisión sobre el tratamiento.

Así, se le citó el 27 de marzo y se le comunicó que había que operar, que aunque no era urgente sí "peligroso" y se solicitó un escáner cerebral para el que se dio cita el 25 mayo, con consulta el 5 de junio. En este caso, el paciente habló con los médicos, que le dijeron que tenía prisa, pero durante todo este tiempo --no se especifica hasta cuándo se prolongó la situación-- tuvo que cerrar su negocio y no podía trabajar, algo ante lo que en la denuncia se asegura que el médico le dijo: "es lo que hay".

Otro caso también en León explica el caso de otra persona que tuvo consulta para una operación de ligamento cruzado anterior el 8 de agosto de 2017, estaba pendiente de cita para el anestesista, y a 26 de enero de 2018 no había recibido notificación a pesar de estar en lista de espera como le habían notificado en el hospital.

En el Hospital de Salamanca se pone de manifiesto un caso en el que en octubre de 2017 dijeron a un paciente que tenían que realizar un TAC para saber lo que tenía, el cual se realizó en septiembre de 2018 y dio como resultado la necesidad de intervenir quirúrgicamente, para lo que le comunicaron que había que esperar al menos mes y medio.

El último de los casos que se relata, en el Hospital Clínico Universitario de Valladolid, se refiere al de una persona con infección crónica de una prótesis de cadera a la que se le agravó su patología en febrero de este año y un médico decidió quitar la prótesis ante el "riesgo" para su vida y le incluyó como "preferente" el 30 de abril para una intervención que se calculó se haría en julio.

Sin embargo, un nuevo médico en sustitución del anterior, aunque estaba de acuerdo con el diagnóstico, no vio el caso como prioritario o preferente y supuso tres quejas en Atención al Paciente, contactos con el facultativo y con listas de espera y explicaciones de que ya le "tocaría" --sin que en la denuncia se haga constar si ya se ha practicado la cirugía o no--.

publicidad
Deja tu comentario
publicidad
publicidad