Quantcast

sociedad

¿Te llamas Bárbara? el Museo de la Minería de Sabero te busca

El MSM busca a todas las mujeres con el nombre de Bárbara para incorporar sus historias a una exposición sobre la patrona de los mineros. La muestra se abrirá a mediados de septiembre.

imagen
César Sánchez / Ical. Un guante permanece abandonado en una ventana de la mina del pozo Casares en Tremor de Arriba (León), una de las últimas minas de interior en cerrar en la comarca del Bierzo.
Ical | 24/08/2019 - 13:01h.

El Museo de la Siderurgia y la Minería de Castilla y León, con sede en Sabero, prepara una exposición sobre la patrona de los mineros -también de artilleros, canteros, feriantes, electricistas y fundidores- y para ello buscan a todas las mujeres con el nombre de Bárbara para incorporar sus historias. No se ciñe sólo a la Comunidad, sino a cualquier lugar del mundo.

Se trata, explican los promotores, de "que sean parte activa de esta exposición, que se abrirá a mediados de septiembre, con su rostro y su historia", por lo que hace un llamamiento para que envíen al centro (didactica@museosiderurgiamineriacyl.es) su fotografía y un pequeño texto en el que expliquen el motivo del nombre y si está relacionado con el sector de la minería. Las pequeñas historias de vida que se reciban se incorporarán a la exposición para unir a la Bárbara del siglo III d.C con las actuales Bárbaras.

La historia de Bárbara se desarrolla en el año 235 después de Cristo, en el territorio asiático de Bitinia, por entonces provincia Romana bajo el mando del emperador Maximiliano. Es una época en la que las ideas cristianas ya se extienden por aquellos territorios y Bárbara es una más de las que las acepta con fervor. Su padre, Dióscoro, decide encerrarla en una torre para alejarla de estas influencias, pero es inútil y esto desata su ira. Tras el primer intento fallido de asesinarla, frustrado por la huida milagrosa de la torre, Bárbara es capturada y sometida a juicio y terribles torturas, hasta que finalmente es su propio padre quien la decapita.

Ya desde el siglo XIII esta mártir de la iglesia se convierte en la patrona de muchos oficios, destacando sobre todos ellos el de la mineria a partir del siglo XIX, especialmente por la reputación de Bárbara como protectora en la muerte inesperada, circunstancia que desgraciadamente está siempre presente en sus vidas.

Esta devoción de las cuencas mineras por Santa Bárbara ha hecho que se haya recurrido al nombre de Bárbara para bautizar edificios, lugares, asociaciones o escuelas mineras y muchos mineros han elegido este nombre para sus hijas, lo que quizá es el mejor ejemplo de la íntima unión entre el mundo minero y su patrona.

publicidad

También te puede interesar

Deja tu comentario
publicidad
publicidad