Quantcast

Laboral

El Gobierno ciñe el pacto con Bildu a los aspectos más lesivos de la reforma laboral tras anunciar su derogación íntegra

La Patronal rechaza de plano el acuerdo alcanzado.

imagen
ileon.com  | 21/05/2020 - 09:18h.

Los partidos que sostienen el Gobierno progresista, PSOE y Unidas Podemos, alcanzaron este miércoles un acuerdo con EH Bildu para derogar la reforma laboral del PP de 2012 a cambio de la abstención de la formación independentista en la quinta prórroga del estado de alarma, un acuerdo que tuvo que ser matizado de manera inmediata y que este jueves ya ha provocado la frontal oposición de la Patronal.

En un texto inicial se señalaba en el primer punto que la derogación se realizaría "de manera íntegra" y "antes de la finalización de las medidas extraordinarias por la Covid-19". En el acuerdo de Gobierno de PSOE y Unidas Podemos, que recoge el desmontaje de la reforma laboral, se hacía mención específica de varios de los elementos considerados "más lesivos" de la norma, como acabar con la supremacía de los convenios colectivos de empresa sobre los sectoriales, pero no se contemplaba la derogación "íntegra".

A última hora de la noche el PSOE envió una nota anulando ese punto que hacía mención a la "integridad" de la norma, y quedaba redactado de la siguiente manera: "Derogaremos la reforma laboral. Recuperaremos los derechos laborales arrebatados por la reforma laboral de 2012. Impulsaremos en el marco del diálogo social la protección de las personas trabajadoras y recuperaremos el papel de los convenios colectivos".

El texto final añade: "En concreto y con carácter urgente: Derogaremos la posibilidad de despido por absentismo causado por bajas por enfermedad; derogaremos las limitaciones al ámbito temporal del convenio colectivo, haciéndolo llegar más allá de las previsiones contenidas en el mismo, tras la finalización de su vigencia y hasta la negociación de uno nuevo y "derogaremos la prioridad aplicativa de los convenios de empresa sobre los convenios sectoriales."

A primera hora de este jueves, la portavoz de EH Bildu en el Congreso, Mertxe Aizpurua, ha defendido su pacto con PSOE y Unidas Podemos pese a la matización conocida con nocturnidad, y ha sostenido que "el acuerdo no es papel mojado" y que "sigue vigente". Y se ha felicitado incluso por lo que considera una "matización", más que una rectificación, del Ejecutivo del PSOE y de Unidas Podemos: "Me parece bien que se clarifique todo desde el minuto uno. Eso le da carta de naturaleza".

En el documento, que lleva la firma de Aizpurua, así como de los portavoces de PSOE y Unidas Podemos, Adriana Lastra y Pablo Echenique, respectivamente, se recoge también que "las entidades locales, forales y autonómicas dispondrán de mayor capacidad de gasto en políticas públicas destinadas a paliar los efectos sociales de la crisis". PSOE y Unidas Podemos se comprometen, asimismo, a que los gastos en políticas sociales de las entidades locales sean exceptuados del cómputo de la regla de gasto.

Desde la Confederación de Organizaciones Empresariales de Castilla y León (Cecale), al igual que desde la Fele en León o la CEOE a nivel nacional, ya se rechaza con "rotundidad" el acuerdo alcanzado entre la coalición PSOE y Unidas Podemos con Bildu para derogar  la reforma laboral. Y es que lo ven como "desprecio indignante al diálogo social nacional, al que dinamita, en el momento más delicado de la economía española y, por tanto, cuando este diálogo se hace más necesario".

A su vez, critica que con el acuerdo también se desoyen las recomendaciones emitidas por la Comisión Europea, en las que plantea la necesidad de fundamentar la recuperación a medio plazo en medidas de apoyo al empleo tomadas de acuerdo con los interlocutores sociales, tales como la flexibilización de las condiciones laborales.

Además, en un comunicado recogido por Ical, la patronal de la Comunidad aseguar que "el pacto alcanzado es de una irresponsabilidad mayúscula y tendrá unas consecuencias negativas incalculables en la economía española y en la confianza empresarial tanto nacional como internacional, que impactarán de forma profundamente negativa en el empleo".

Por último, se argumenta que en estos momentos, en los que el Gobierno aborda con patronal y sindicatos medidas de flexibilidad en el ámbito laboral para garantizar la subsistencia de miles de empresas y millones de empleos, "es totalmente incoherente y contrario suscribir un acuerdo para dar un paso atrás e incrementar la rigidez en el mercado laboral. De esta forma solo se echarán por tierra todos los esfuerzos realizados para, a través de los ERTE, lograr hibernar las plantillas y salvaguardar millones de puestos de trabajo"

publicidad

También te puede interesar

Deja tu comentario
publicidad
publicidad