CONSORCIO DE LAS BASURAS

El Consejo de Cuentas afirma que la contabilidad de Gersul "no refleja la imagen fiel de su situación financiera"

La institución autonómica encargada de fiscalizar la gestión económica del sector público indica que el Consorcio Provincial de las Basuras no ha rendido cuentas desde el año 2014 y que detecta "un incumplimiento muy relevante de los objetivos de estabilidad presupuestaria, regla de gasto y sostenibilidad".

centro de tratamiento de residuos ctr provincial basuras gersul consorcio camión medio ambiente
Un camión llevando basura a la planta provincial de basuras en San Román de la vega. Foto: Campillo / ICAL
Jesús María López de Uribe | 06/08/2020 - 09:25h.

Si hubiera que resumir en cuatro palabras el informe sobre las cuentas de Gersul entre los años 2014 y 2019 recién publicado por el Consejo de Cuentas de Castilla y León éstas serían: "Son un verdadero desastre". O sea lo que cualquiera diría tras leer la memoria de la Institución encargada de vigilar cómo se gasta el dinero público el Consorcio Provincial de las Basuras de León, el mismo que ha anunciado que subirá de golpe un 16% la tasa a los ciudadanos porque dice que no tiene para pagar los gastos de gestión de la recogida y tratamiento de los desperdicios.

Pero el lenguaje administrativo es distinto al de la gente común, y por tanto, el Consejo de Cuentas que preside el leonés Mario Amilivia, no se permite resumir las cosas así; sino que los técnicos tienen que indicarlo mucho más fino. Aunque la situación es tan grave con las cuentas de Gersul y su gestión de las tasas de las basuras que la primera conclusión de este informe oficial presentado el 20 de abril de este año, es literalmente: "Las cuentas facilitadas al mismo por los responsables del Consorcio no reflejaban la imagen fiel de su situación financiera y patrimonial".

Es decir, traducido al mundo real, un "en las cuentas de Gersul no cuadra nada" de libro. Y eso puede ser muy grave, porque es la institución pública con el quinto presupuesto de la provincia tras la Diputación de León, los Ayuntamientos de León y Ponferrada, y la Universidad.

Y más aún cuando el informe habla de que no ha rendido cuentas desde el año 2014. Lo que viene a decir que durante todos esos años de gestión del PP la opacidad contable es tal que ni intentándolo el PSOE –que este último año ha intentado al menos mostrar la situación de las cuentas de Gersul al Consejo de Cuentas aunque no lo haya conseguido– se puede saber a ciencia cierta cómo y de qué manera se ha gestionado el dinero público del Consorcio en estos últimos seis años.

Así, para el Consejo de Cuentas autonómico "las previsiones del presupuesto de 2019 conllevan un incumplimiento muy relevante de los objetivos de estabilidad presupuestaria, regla de gasto y sostenibilidad financiera" de Gersul. Otra forma educada de decir que con lo poco fiables que es su balance entre deudas y remanentes, Gersul tiene un agujero contable de enormes proporciones... y oscuro como un agujero negro.

Deudas millonarias impagadas

Las consecuencias son claras, el Consorcio tiene que pedir más dinero a los ciudadanos, y por ello aumenta una sexta parte el cobro de la tasa provincial... sin saber cuánto dinero posee de verdad. Una gestión que en román paladino podría calificarse como desastrosa. Y que según el Consejo de Cuentas autonónico se puede ejemplificar en tres cuestiones.

La primera, que no se han contabilizado las deudas reclamadas por la UTE correspondientes a los impagos de los años 2009 y 2010, por 23 millones de euros.

La segunda, que no se han contabilizado las revisiones de precios e intereses de demora reclamados por la UTE, por otros tres millones.

Y la tercera, que no se han contabilizado los compromisos de gasto con la entidad Somacyl para la ampliación del vaso del vertedero que se inauguró hace poco más de dos años con un gasto de 5,6 millones de euros. Aunque aquí la gestión política no es muy distinta de la financiera, porque el acuerdo para esta obra se aprobó por parte del Consejo sin haber leído el convenio para ejecutarlo.

El PP no rindió cuentas de 2014 a 2018

La opacidad ha sido tal que la Institución encargada de vigilar cómo se gasta el dinero público deja bien claro que de 2014 a 2018 –todos esos años de gestión del Partido Popular tanto en la Diputación como en los Ayuntamientos de León, cuya intervención se encargaba de las cuentas del Consorcio, y Ponferrada– no se rindieron las cuentas como obliga la Ley. Eran los años del popular Ángel Calvo como presidente del consorcio de las basuras.

"No se han aprobado ni rendido las cuentas de Gersul ya que, como se ha señalado anteriormente, la contabilidad del Consorcio se halla en proceso de puesta al día por parte de la Intervención del Ayuntamiento de León debido a que, según informe emitido por la misma, las cuentas no reflejan la imagen fiel de la situación financiera ypatrimonial. En relación con la posición deudora del Consorcio esta actuación puede vincularse a las que lleva a cabo la Diputación Provincial para la gestión recaudatoria dela tasa por el tratamiento de residuos", reitera el dictamen.

Así, se indica que la situación histórica de rendición muestra que desde el ejercicio 2006 se rindieron todas las cuentas anuales, hasta llegar al ejercicio 2013. "Sin embargo, a partir de su situación de adscripción al Ayuntamiento de León, no se han aprobado ni rendido las cuentas de los ejercicios 2014, 2015 y 2016. Con posterioridad, tampoco se han rendido las cuentas del ejercicio 2017". Respecto al de 2018, en la web de rendición de cuentas se puede comprobar que tampoco se ha hecho.

Ante la situación acumulada de falta de aprobación y rendición de las cuentas no ha sido hasta febrero de 2019 cuando se han comenzado a adoptar las medidas necesarias para elaborar, aprobar y rendir las cuentas de los ejercicios 2014 a 2018

Continúa el informe señalando que "ante la situación acumulada de falta de aprobación y rendición de las cuentas, denunciada ante los órganos de gobierno del Consorcio y ante este Consejo de Cuentas, no ha sido hasta febrero de 2019 cuando se han comenzado a adoptar las medidas necesarias para elaborar, aprobar y rendir las cuentas de los ejercicios 2014 a 2018".

Pero no todo es un camino de rosas y buen hacer para los nuevos gestores socialistas; ya que las alegaciones remitidas por el actual presidente del consorcio, el alcalde de La Robla Santiago Dorado, se envieron el día 6 de febrero de 2020, "fuera del plazo concedido para ello". Por lo que para el Consejo de Cuentas de Castilla y León "tienen la consideración de extemporáneas y no se incorporan al informe, si bien han sido valoradas y se ha dejado constancia en el mismo del resultado de dicha valoración".

Mucho parece que habrá que trabajar para poner al día al Consorcio de las Basuras, aunque debería ser un trabajo urgente el determinar de una vez cuánto debe y cuánto tiene para abonarlo; y para establecer una tasa ajustada. Y fija.

publicidad

También te puede interesar

Deja tu comentario
publicidad
publicidad