REPORTAJE

El fin de Francisco Álvarez-Cascos: fuera de la política denunciado por apropiación indebida por Foro, el partido que fundó

El que fuera vicepresidente de José María Aznar, el ministro de Fomento que inició las obras de la autopista León-Astorga e impidió que lo fuera la León-Benavente, el político al que se le comparaba con un 'dóberman' –y que terminó fuera del PP por culpa de su lucha con el ex alcalde de Oviedo, Gabino de Lorenzo–, se enfrenta a la acusación de Foro Asturias, el partido que creó en 2011, por su elevado sueldo y por gastos cargados a la formación de casi dos millones de euros.

imagen
Francisco Álvarez-Cascos en una foto de archivo.
Javier Martínez Mansilla / elDiario.es | 14/09/2020 - 19:30h.

Zapatos de mujer, videojuegos, noches de hotel y licencias de pesca a cargo del partido. Su partido: Foro Asturias (FAC). El alquiler de una sede en Madrid que supuestamente nunca se llegó a utilizar y una cantidad cercana al millón de euros en sueldos desde 2011.

"Foro no puede ser un plan de pensiones para Cascos", defienden miembros del partido asturiano que fundó el exvicepresidente del Gobierno de Aznar, Francisco Álvarez-Cascos, tras salir del PP y que lo ha llevado a los tribunales. Declarará ante el juez el próximo 23 de septiembre, acusado de apropiación indebida y administración desleal de fondos del partido creado por él mismo a principios de 2011, cuando apostó por la escisión asturiana.

"Quieren liquidarme para convertir Foro en una muleta del PSOE", afirma Cascos tras su expulsión de la agrupación el 19 de junio al destaparse estas supuestas irregularidades tras una auditoría externa encargada por la comisión directiva del partido, encabezada por Carmen Moriyón. Un golpe final, quizás, en esta cruenta batalla interna que ha dividido durante más de un año a la formación entre partidarios de su promotor y los de su actual presidenta. Lo que sigue es el periplo tormentoso que lo llevó a dejar el PP, alcanzar la presidencia del Principado con su nuevo partido y ahora lo conduce a la crucifixión política.

El azote del bipartidismo regional

¿Como empezó todo? Fue en apenas tres semanas. El 30 de diciembre de 2010, el PP de Mariano Rajoy no contó con Francisco Álvarez-Cascos como candidato a la presidencia de Asturias tras meses de enfrentamiento público. Días más tarde y después de 34 años de militancia en la formación, decidió abandonarla y buscar nuevos horizontes que siguieran apuntando al Principado. Había sido casi todo en el partido: diputado, senador, secretario general del PP, ministro de Fomento y vicepresidente.

Renacido rápidamente de sus cenizas como el nuevo azote del bipartidismo más allá del Negrón, Cascos funda Foro Asturias Ciudadanos, agrupación política que lleva sus mismas siglas (FAC) y su mismo ideario: reavivar antiguos términos como el regeneracionismo de Melquíades Álvarez o el regionalismo de Jovellanos para desbancar a PP y a PSOE en el Principado y auparlo a la presidencia autonómica.

Y lo consiguió. Aunque sin tanto éxito ni longevidad como hubieran deseado Cascos y sus militantes. El 22 de mayo, dos semanas después del 15 M, Foro gana las elecciones con 16 diputados y Cascos se convierte en el nuevo presidente de Asturias. Sin embargo, incapaz de aliarse con el PP para aprobar los presupuestos, volvió a llamar a las urnas a los asturianos convocando en menos de un año unas elecciones que, con 12 diputados, perdió frente a los 17 del PSOE. Es el primer resbalón de la caída libre de Cascos y Foro Asturias.

Guerra civil en Foro

"En los últimos nueve años ha habido una serie de descalabros electorales continuados", explica a elDiario.es Adrián Pumares, secretario general de FAC y miembro de la Comisión Directiva que ha presentado la querella por apropiación indebida contra Álvarez-Cascos. "Se abandonaron los principios fundamentales de Foro de 2011, cuando se creó como un partido transversal que quería darle la vuelta al panorama político del Principado de Asturias".

De los 16 diputados en 2011 con los que contaba en la Junta General, FAC ha pasado a tener dos, Pedro Leal y Adrián Pumares, cada uno a un lado de esta enorme brecha que divide a Foro Asturias entre los partidarios de Moriyón y los de Cascos.

La mecha de este enfrentamiento por el control del partido se encendió tras los resultados autonómicos de 2019, en los que el partido pasó de tres a dos diputados. En consecuencia, Álvarez-Cascos dimitió como vicepresidente de Foro tras disputas con su actual presidenta, quien decidió fiscalizar las cuentas desde la fundación del partido, anunciar que el tiempo de Cascos en Foro ya había terminado y, finalmente, acusarlo por apropiación indebida y administración desleal de fondos propios del grupo parlamentario ante los tribunales.

El primer capítulo del desenlace tendrá lugar el próximo 23 de septiembre, según informa el Tribunal Superior de Justicia de Asturias, en el juzgado de instrucción n° 2 de Oviedo, en el que el exvicepresidente del Gobierno y ministro de Fomento tendrá que justificar estos supuestos gastos desmedidos en los que habría incurrido.

Las cuentas

¿De qué gastos hablamos? En los últimos meses la prensa nacional y la cúpula de Foro han ido desvelando una serie de facturas que han ido dinamitando la imagen de Álvarez-Cascos en su camino a los tribunales.

Hasta un millón de euros en salarios y dietas llegó a cobrar el fundador a su partido entre 2012 y 2019, según fuentes de la dirección de la formación. Y cerca de 230.000 en conceptos variados, como la compra de videojuegos para sus hijos, un test psicotécnico para el permiso de armas, estancias de hotel para sus suegros, facturas de teléfono de sus hijos, gasolina y peajes, compra de prensa y libros o zapatos de niño y de mujer, además de los honorarios del procurador en una causa relacionada con el caso Gürtel.

El último escándalo revelado por ABC es el cobro del alquiler, entre los años 2012 y 2014, de 174.000 a la formación por una sede en Madrid ubicada en las oficinas de una sociedad (Cinqualium S.L) de Cascos y María Porto, su pareja por aquel entonces. Sin embargo, según fuentes de la actual dirección de Foro, nunca fue utilizada como tal. "Lo desconocíamos", explicó en rueda de prensa la presidenta de FAC, Carmen Moriyón sobre el asunto. "No hay personal contratado y nadie acudió allí".

Una dinámica de gastos que termina en denuncia

La dinámica de gastos de Cascos se remonta a la fundación del partido, hace nueve años y supone un coste total de 1,8 millones de euros, según EL PAÍS. "Después de las elecciones (2019), cuando nos vamos asentando en la dirección de Foro tanto la presidenta (Moriyón) como yo, decidimos realizar una auditoría con una empresa externa al partido", señala Adrián Pumares. "Lo hicimos porque había un sector afín a Cascos que cuestionaba la labor de la dirección de Foro. A raíz de ello descubrimos estas actuaciones que, desde el punto de vista político, son lamentables e inmorales", concluye el secretario general. Los resultados de esta auditoría recogen los gastos de la formación entre 2011 y 2014 y se incluyen en la querella presentada por la Comisión Directiva de FAC.

"No me siento responsable de las irregularidades", afirmó Álvarez-Cascos en una entrevista a Onda Cero Asturias tras su expulsión a finales de junio, donde recalcó que los presupuestos de Foro están colgados en la web de la formación y "los conoce todo el mundo".

Denunciado por sus propios compañeros, el expresidente del Principado se podría enfrentar a una pena de entre seis meses y tres años de cárcel. "Independientemente del veredicto", sostiene el actual secretario general del partido, "Foro va a salir reforzado porque ha actuado como debe de actuar un partido político y eso raras veces se hace".

publicidad

También te puede interesar

Deja tu comentario
publicidad
publicidad