CRISIS POBLACIONAL

La provincia de León acumula el 25% de la despoblación de la autonomía en diez años y la Región Leonesa más de la mitad

Uno de cada cuatro ciudadanos que perdió en la última década la actual Comunidad autónoma (166.000) era de la provincia de León (43.047), y uno de cada dos procedía de las tres leonesas (el 55%); que son las que más pierden de las nueve (92.529). Las seis provincias castellanas, que concentran el sesenta por ciento de la población, restaron 73.471.

imagen
La expectativa poblacional en León es muy negativa. // Foto: Wikimedia Commons.
Jesús María López de Uribe | 12/11/2020 - 08:49h.

La provincia de León perdió el 8,7% de su población en los últimos diez años. 43.047 personas. Una de cada cuatro de las que descendió en toda la comunidad autónoma en la última década: 166.000. La diferencia entre el padrón de principios de 2010 y de 2020 muestra que los leoneses son muchos menos que los castellanos.

Una terrorífica cifra a la que se acumula que la Región Leonesa (la compuesta por León, Zamora y Salamanca) acumuló más de la mitad de toda esa pérdida respecto a las seis provincias castellanas. Hay 92.529 ciudadanos empadronados menos. Se bajó del millón de personas  y el año pasado incluso llegó a perder más habitantes que toda la comunidad autónoma, ya que las provincias castellanas aumentaron la población.

El desplome poblacional de la Región del Reino de León es notorio. Imparable. Sobre todo en la provincia de León, que casi concentra la mitad de todo él. Salamanca bajó en 24.736 y Zamora en 23.654 menos.

De las nueve provincias, las tres leonesas son las tres primeras en perder población. De hecho de las seis provincias castellanas la primera en pérdida poblacional (Burgos, la capital histórica de Castilla la Vieja, con 17.294) es la cuarta en la comunidad autónoma y a una distancia de siete mil respecto a Salamanca y de seis mil de Zamora. Continúan Ávila (14.818 menos), Valladolid (13.105 menos), Palencia (12.247 menos), Segovia (9.076) y Soria (6.387menos).

Es decir, León perdió más del doble que la capital burgalesa y casi cuatro veces más que Valladolid. Y Zamora y Salamanca casi doblan, cada una, el desplome vallisoletano.

En los albores de 2010 la Región Leonesa superaba el millón de habitantes con 1.039.479. Es decir, que ha perdido un 8,9% (cayendo hasta 946.887). Así, casi dobla el ratio de descenso de despoblación respecto a las seis provincias de Castilla, que bajan un 4,8% (de 1.507.500 a 1.434.000 más o menos).

Sin un plan concreto para los leoneses

La Junta de Castilla y León no tiene ningún proyecto concreto para evitar la debacle poblacional leonesa. Y todo ello sin contar que este saldo negativo será todavía mayor tras conocerse el verdadero el impacto de la pandemia. De hecho, el único plan para evitar el desfonde era la Agenda para la Población de Castilla y León; que es evidente que de poco ha servido.

La Región Leonesa ha perdido tantos habitantes como los que había en la provincia de Soria en 2010. Es como si hubiera desaparecido una provincia. Aunque, de hecho, el conjunto de las nueve provincias indica que se han perdido más habitantes que los que había en las de Ávila y Segovia o Palencia, que están entre 153.000 y los 161.000. Pero las provincias leonesas supondrían el 60% de la población de todas ellas, mientras que toda la pérdida poblacional castellana (que es el 60% de toda la comunidad autónoma) no llegaría a vaciar la provincia soriana.

En este reportaje de Alba Camazón en elDiariocyL.es se puede leer sobre la fallida agenda de población. En él se explica cómo la Junta de Castilla y León se había fijado –sin distinción alguna entre las provincias y las dos regiones de la autonomía– siete objetivos para 2020 relativos a la población, la emancipación juvenil, la natalidad, la población extranjera, el retorno del talento, las inmigraciones interiores y los municipios de menos de 5.000 habitantes. Las medidas eran muy generales y solo contemplaban la mitad del periodo, entre 2010 y 2015. Para esos cinco años se tenían que haber dedicado 2.944 millones de euros –más de mil euros por habitante entonces y ahora– con planteamientos de "favorecer", "realizar un nuevo plan", "mantener", "impulsar" o "estudiar". Es decir, toda una fachada de buenas intenciones y ninguna acción concreta.

La provincia de León, por debajo de cuatrocientos mil en 2035: cien mil habitantes menos en un cuarto de siglo

El resultado, que en tres provincias, las leonesas, baja de forma muchísimo más acelerada el censo del padrón. Y, por supuesto, ni siquiera se plantean efectuar un plan concreto para evitar lo que viene. Ya que si en estos diez últimos años los números son terribles, los que se plantean para los próximos quince años dan verdadero pánico: en toda España será Zamora la que más  perderá (llegando a caer un 17%, treinta mil menos), León la segunda en esa situación se quedará sin sesenta mil habitantes (-13%) y Salamanca, la séptima en todo el país, se quedará sin 36.000 (-11%).

Es decir, según las proyecciones en tan sólo 25 años León bajará de los cuatrocientos mil habitantes tras haber perdido más de ciento tres mil desde 2010 (comparable al censo provincial de 1910). La Región Leonesa perdería 126.000 en los próximos 15. Pasando en un cuarto de 1.039.000 habitantes a 821.000 (218.000 menos). Habrá desaparecido uno de cada cinco.

La diferencia entre las dos regiones de la comunidad en 2010 era de 469.000 habitantes, en 2020 es ya de de 488.000. En 2035 será de 549.000. Y la cosa seguirá a peor, ya que se estima que el cuarenta por ciento de la población sea de más de 65 años. Pero no hay ninguna política dedicada a paliar el desplome total de tres provincias, las leonesas, frente a seis. Ni se la espera, porque al parecer la pretensión en Valladolid es que caigan todas por igual; aunque los números desmientan que el desastre leonés esté ocurriendo con la misma intensidad en las castellanas.

publicidad

También te puede interesar

Deja tu comentario
publicidad
publicidad