NATURALEZA

Las hoces, cascadas y gargantas más bonitas de la provincia de León

Además de las conocidísimas hoces de Vegacervera y Valdeteja más la Ruta del Cares, existen también otras opciones para disfrutar 'encajonados' de la belleza de la montaña leonesa en el desfiladero de Los Calderones, Foceltorno y la Foz de Meleros en La Boyariza, las hoces de Villar del Puerto y el Faedo; y la ruta de las cascadas del río Faro. Hacemos un repaso de todas ellas.

Hoces de Vegacervera
Las Hoces de Vegacervera. // Yago AB / Wikimedia (cc by sa 3.0)
ileon.com  | 02/04/2021 - 12:30h.

Una de las cosas de las que los leoneses nos podemos vanagloriar es cuando llevamos a alguien de otro lugar a las hoces de Valporquero o de Valdeteja. Sobre todo para verles la cara de lo maravillados que se quedan cuando desde el fondo de ellas miran hacia arriba.

Son excursiones obligadas para cualquiera de aquí, al igual que la Ruta de la Garganta del Cares, porque en León tenemos la suerte de tener tres impresionantes cañones horadados por los ríos; pero es que además hay otras rutas fantásticas en la naturaleza que suelen ser opacadas por las más conocidas.

Por ello, desde ILEÓN proponemos conocer varias de las opciones que ofrece la montaña leonesa para ir de excursión y disfrutar de una jornada inolvidable. Partiendo de las más conocidas (y fáciles) a las menos sabidas, pero igual de interesantes.

Hoces de Vegacervera

Las hoces de Vegacervera son un espacio natural protegido situado al norte de la provincia en el que el río Torío horadó el paraje kárstico (las calizas paleozoicas del Carbonífero) produciendo un corte en el mismo de cerca de 500 metros de profundidad y una anchura en la base de unos 15 metros máximo. En la zona se puede observar todos los fenómenos asociados a los procesos de disolución superficial del material calcáreo como marmitas de gigante, torcas, dolinas y sumideros. Además, en la zona están las impactantes Cuevas de Valporquero que es algo que no hay que perderse en esta vida (ni tampoco la gastronomía con la cecina de chivo). El blog La Senda del Hayedo propone una interesante excursión y en el vídeo de aquí abajo se pueden observar a vista de dron.

Hoces de Valdeteja y la cascada de la Cola de Caballo

Otra de las gargantas más conocida de la provincia de León son las Hoces de Valdeteja, horadadas esta vez por el Curueño. Se encuentran a pocos kilómetros de las anteriores. Son, digamos, gemelas, ya que se crearon de la misma manera, pero algo menos potentes por lo que los romanos la eligieron para pasar por allí una de sus calzadas que comunicaba Puente Villarente con el puerto de Vegarada para pasar a la Asturia Trasmontana. Por ello se pueden ver en ella puentes romanos y medievales. Pero además en la zona se puede visitar una de las cascadas más conocidas de la provincia, la llamada Cola de Caballo en Nocedo de Curueño. Otra de esas excursiones inolvidables, como indican en el blog Descubre cada Día.

Garganta del Cares

La Ruta del Cares es una excursión pro de esas que dejan alucinando incluso a los que ya están acostumbrados a esas dos maravillas de Vegacervera y Valdeteja. Además, hay que ir al valle de Valdeón y adentrarse en el Parque Nacional de Picos de Europa. Lo mejor es llegar por la mañana y una vez hecho el camino de ida hasta Poncebos (Asturias) y vuelta por el espectacularísimo corte que realizó el río Cares, pasar una noche en Caín o en cualquiera de los pueblos de Posada de Valdeón observando el cielo estrellado es una experiencia inolvidable. Aquí en Escapada Rural puedes consultar los hitos de la caminata.

Hoces de Villar y el hayedo del Faedo

Una de las hoces menos conocidas de la provincia, al menos de nombre, son las de Villar del Puerto, al final de la ruta del Faedo, el hayedo mágico de Ciñera de Gordón. Discurre por el viejo camino que los mineros de Villar del Puerto utilizaban para bajar a las minas. "Horadadas durante milenios por la acción combinada de dos agentes modeladores, la fuerza mecánica de las aguas del arroyo del Villar y la disolución química de la caliza", cuentan en la página de Cuatro Valles. Además conjugan dos sistemas naturales: encinares en las zonas más calurosas y hayedos en las orientaciones septentrionales. En la página de España Mágica puedes ver qué te pierdes si no vas.

Foceltorno y la cascada de Foz de Meleros en La Boyariza

Dos foces en una ruta. Foceltorno y Foz de Meleros, donde hay una preciosa cascada, en la ruta de La Boyariza en Geras de Gordón (la misma comarca que las hoces anteriores en el Faedo de Ciñera). Es trayecto es circular, lo que significa que allí donde empieza es donde termina, con lo que puedes llegar en coche y cuando finalices cogerlo. Esta sí que poca gente la tiene en mente cuando hablas de hoces, gargantas y cascadas, aunque las páginas de turismo de naturaleza la ponen por las nubes. Como se puede comprobar en Wikiloc.

El desfiladero de los Calderones en Piedrasecha

Otra maravilla relativamente poco conocida con respecto a las tres grandes de la provincia. Pero también muy valorada entre todos los senderistas. "Hay pasillos naturales que parecen conducir al paraíso. Otros al infierno. Y otros intrigan tanto que resulta imposible resistirse al embrujo que emana en cada una de sus curvas. El desfiladero natural de Los Calderones en Piedrasecha, municipio de La Magdalena, es de estos últimos: tan fascinante y estrecho como el embudo que comunica este mundo con el País de Nunca Jamás", cuentan en el blog Siempre de Paso. Pues qué mejor que leerlo para que explique esta maravilla y entren ganas de ir de excursión a conocerlo. No en vano estaremos en Luna.

Las ocho cascadas del río Faro

Terminamos con otra caminata de esas fáciles pero que tienen mucha sustancia. Con ocho cascadas nada menos en el río Faro, en Redipuertas, municipio de Valdelugueros. En realidad hacemos un poco de trampa, porque es la cabecera de las hoces de Valdeteja, pero merece la pena por lo que dicen de este paseo. "Situada en las cabeceras glaciares del Alto Curueño es un entorno de alta montaña cantábrico abundante en nieve y agua, lo que ha generado un perfecto valle en V por donde discurren torrentes y numerosas cascadas", según La Senda del Hayedo. Para resumir esta ruta lo hacen así: "Es toda una lección de geografía en vivo". Eso sí, cuidado cuando nieva; que se torna peligrosa en tiempos de invierno y no es recomendable ir sin tener gran experiencia en la montaña.

La Cordillera Cantábrica en León tiene muchos más sitios fantásticos para ir a visitar. Nosotros hemos localizado estas hoces y gargantas para esta Semana Santa. ¿Conoces alguna más en otra parte de la provincia? Puedes indicarlo en los comentarios.

publicidad

También te puede interesar

Deja tu comentario
publicidad
publicidad