Quantcast

ENTREVISTA / MARTÍN MUÑOZ, INTENDENTE DE POLICÍA LOCAL 30 AÑOS

"Es necesaria una Fiscalía de Mayores, en León mueren unos 80 cada año en su casa sin que nadie se entere"

30 años al frente de la Policía Local de León llegaron el viernes a su fin. Martín Muñoz no cree en manifestaciones pero sí que "León debe dar un volantazo en algún sitio" mientras desvela que "a Raquel Gago la condenaron por un informe mío", pero admite que le dolieron más algunos suicicios de agentes. Defiende la actitud en los 80 de los llamados 'Morano Boys' y recuerda que la seguridad de los leoneses es subjetiva: "Una de las zonas con más robos es la de El Corte Inglés, y la gente se siente segura allí".

martín muñoz intendente policía local municipal león jubilación jubilado 4
El intendente jefe de la Policía Local de León en el último día en su despacho, el pasado viernes. / Carlos J. Domínguez
Carlos J. Domínguez | 18/11/2018 - 17:27h.

Es viernes. 16 de noviembre de 2018. Martín Muñoz pasea su uniforme impoluto por última vez por los otoñales pasillos del CHF, la sede de la Policía Local que dirige desde que se incorporara, procedente de la Guardia Civil, hace 30 años. En su despacho, recorre con su dedo índice uno a uno todos los homenajes, detalles, entrevistas, fotografías, objetos, distinciones que conserva en las estanterías, con especial cariño a su foto de hermana Soledad, también agente municipal, muerta a tiros en Córdoba por un atracador en 1996.

En la más de una hora de conversación, las interrupciones son constantes: desde los trabajadores municipales que le llevan dos enormes contenedores para deshacerse, en este último día de trabajo, de kilos y kilos de documentos, algunos ciertamente comprometidos; hasta el subdelegado del Gobierno, Faustino Sánchez, que desea darle una despedida personal; pasando por un vecino que tiene problemas para instalar en el Casco Histórico un contenedor de obra. Esa vorágine termina ya tras la prórroga de su jubilación, para alivio de algún político, todo hay que decirlo, y en este tiempo queda mucha experiencia y mucho que contar.

- ¿Cuántos manifestantes "Por el futuro de León" había este jueves?

- Hemos dicho de 10.000 a 12.000.

- Realmente le quería preguntar por otra cosa que nunca le preguntamos a la policía, ¿Usted cree personalmente que debería haber habido más? Es decir, ¿hay que defender el futuro de León de su actual panorama?

- Las manifestaciones tienen por objeto concienciar a la gente de que efectivamente la deriva de León tiene que cambiar, no es posible resignarse a continuar por el mismo camino. Hay que dar un volantazo en algún sitio. Y si las manifestaciones sirven para eso, estupendo. Pero no estoy convencido de que las manifestaciones sean una solución en sí misma. Allí estaba todo el mundo, todos los partidos, porque nadie quiere que vaya mal. No se trata de si Vestas tiene o no tiene una buena noticia. Hay que verlo en el conjunto. En León, todo el tema del carbón, el cierre, no se va a recuperar, no se ha invertido. Tengo tres hijas, dos trabajan en Valladolid.

- ¿Cuántos años suma en la Policía Local? Y de esos, ¿siendo el sheriff, si me permite la expresión?

- Soy leonés de un pueblo de Córdoba... que sólo he ido una vez a conocerlo. Mi madre era de Córdoba y a mi hermana, también policía municipal, la mataron unos atracadores en Córdoba. Yo empecé en la Guardia Civil, fui el número uno de la academia y como podía escoger vine a Valladolid, donde tenía la novia. Llegué a León con 23 años, estudié Graduado Social y luego en Derecho en la UNED de las Fuerzas Armadas. En León estuve en Asprona 22 años, por mi hija, que es discapacitada. Estaba preparando Judicaturas, daba clases en el Ateneo, y entonces salió la plaza de oficial de la Policía Municipal. El 30 de junio de 1988 estaba en la Guardia Civil y el 1 de julio quedé al frente de la Policía Local, porque el jefe se marchó de vacaciones. Y desde entonces al frente, 30 años y unos meses.

- Seamos sinceros: La Policía Local entonces estaba visibilizada en la calle por los 'Morano Boys' -por el populista y conocido alcalde de entonces-. Aún permanece el recuerdo de un grupo de agentes que usaba métodos, ejem, algo expeditivos, aquello de llevarse a gente a Los Pinos y...

"La Brigada de Seguridad Ciudadana era algo absolutamente necesario, había una seria inseguridad, estaba el auge la heroína"

- Aquello me pilló en su apogeo. La Brigada de Seguridad Ciudadana, los 'Morano Boys' que dice, era entonces algo absolutamente necesario, sobre todo de noche. Había una seria inseguridad, estaba en su auge la droga, sobre todo heroína, de la que pocos sobrevivieron. Fue una época compleja. Había que poner un poco de orden, faltaba algo de formación. Y opté por trasplantar la estructura de la Guardia Civil a la Policía Local, ¿para qué inventar si algo ya funciona? Cómo hacer los informes, los atestados y documentos... Pronto la Brigada Especial comenzó a normalizarse respecto a como me contaron que actuaban antes. Pero hay que contextualizarlo todo. Entonces a una persona bebida se la dejaba en un parque, son otros tiempos. Pero ese cambio ha sido con todo, con los menores: encontrábamos niños de 3 o 4 años en la Plaza del Grano a los que su madre, prostituta, les dejaba solos durante horas. Y cuando recogíamos un menor entonces no teníamos dónde llevarlo, acababan en la inspección de guardia entretenidos con algún juguete que teníamos. Entonces me decían que habíamos perdido un poco de autoridad, de fuerza. Pero la estadística de decía que aumentábamos el número de detenciones, de diligencias, todo más profesionalizado. Hicimos una tarea de normalizar y ajustar algunos comportamientos. Pero la verdad, la Brigada tuvo mucho éxito, se crearon grupos de Seguridad Ciudadana en muchos ayuntamientos, y han desaparecido en cuatro años, en Valladolid, por ejemplo, como los 'Morano Boys'. Hoy solo en delitos contra la propiedad, los robos y hurtos, harán más de 1.500 diligencias al año.

- De todo este tiempo, ¿de qué se siente más orgulloso, qué le hará dormir mejor?

La especialización, es fundamental. Si los agentes no están especializados nada es lo mismo. Por ejemplo, en León tenemos una media de 70 u 80 mayores cada año que fallecen en su domicilio sin que nadie se entere. La situación de abusos que sufren los mayores, matrimonios que les esquilman, nietos que les quitan la pensión, son situaciones habituales. Es necesaria una Fiscalía de Mayores como la hay de menores. En toda la Comunidad únicamente tenemos Unidad de Mayores en Salamanca y León, y aquí funciona cien veces más. Salamanca no tiene Seguridad Ciudadana, así que mandan atestados a los Juzgados unos 130 al año. Nosotros lo tenemos en una semana. Quiero decir que aquí tenemos mucha especialización: menores, mayores, violencia de género, la Patrulla Verde... Esta es muy especial, controla animales o residuos, es nuestro Seprona. Tenemos una inspección de guardia donde poner denuncias, como si fueras a la Comisaria de Policía Nacional, y sólo lo tenemos nosotros en Castilla y León.

- Pero ha sido vox pópuli que no siempre han sacado partido a la coordinación, es decir, conjugar sus medios con los de la Policía Nacional. Más bien algunas veces a 'baquetazos', tratando de pisarse, rivalizando en protagonismos...

"Una cosa es la coordinación -con la Policía Nacional- entre los mandos y otra muy distinta entre las patrullas"

- Había una sala conjunta con Policía Nacional, es importantísimo. Este año se ha recuperado la normalidad, y es fundamental. A nivel superior ha habido alguna vez problemas. Pero una cosa es la coordinación entre mandos y otra muy distinta entre las patrullas. Cuando ocurre algo por la noche, ellos tienen menos personal, y nos tienen que pedir ayuda a la Policía Local, tienen que confiar en nosotros. Y al revés. Mira, hace unos meses tuvimos una agresión a un agente nuestro, casi le asfixian. Llegaron policías nacionales y le echaron una mano. Para eso, la implantación del 1-1-2 ha sido vital. Quien llama sabe que tiene una patrulla al momento. Por ejemplo, nosotros esta semana hemos tenido cinco patrullas de noche, la Nacional una o dos. Hay que ayudarse.

- ¿Cómo está la plantilla? Porque por edad bordean la jubilación no sólo usted sino un amplio porcentaje, demasiados agentes y oficiales...

- Vamos a tener problemas dentro de un par de años cuando se empiecen a jubilar las promociones iniciales. Pero está pendiente la aprobación de una norma que permita la jubilación a la misma edad que nacionales o guardias civiles, a los 60 años. Si eso se produce, que ahora parece inminente, va a suponer un déficit de golpe de más de 30 policías. Ahora hay 210 policías, llegamos a ser 230. Pero no puedes convocar plazas hasta que no quedan vacantes, así que esperamos que la norma prevea más celeridad, porque si no será más de selección, preparación y formación.

"Una media maratón obliga a sacar 50 policías; es decir, te falta una patrulla en la calle durante 50 días"

- A eso hay que unir que muchos agentes tienen cientos, miles de horas acumuladas por servicios extraordinarios. A alguno hemos oído casi todos decir que si las cogía de golpe se quedaba en casa medio año.

- Eso ya lo resolvimos. El Ayuntamiento lo entendió. Tenemos multitud de servicios extraordinarios, decenas de carreras, manifestaciones, actos... todas fuera de horario. Si a un policía le retribuyes con tres días de descanso un  día trabajado en festivo, estás perdiendo dos días de trabajo de ese policía. Para la visita del cocinero Ferrán Adriá hubo que sacar dos patrullas. Una media maratón te lleva 50 policías, es decir, acumulan 100 jornadas de trabajo. O de otro modo, te falta una patrulla en la calle 50 días. Por eso es conveniente que se paguen, lo contrario es quitar agentes de la calle. Ahora le pagas 130 euros pero los ciudadanos ganan tres días: los dos con los que le compensabas y el que trabaja no le cuenta como trabajado, porque lo cobra. A cambio, la cantidad es inferior a Burgos o Valladolid. Pero se ha negociado bien... y eso que negociar con los sindicatos es muy, muy complicado.

- ¿Es León una ciudad segura? Porque cuando los medios de comunicación destacamos algunos sucesos y coinciden en el tiempo, cunde a veces la imagen de que hay mucha violencia.

"Una de las zonas donde mas robos se tometen es en el entorno de El Corte Inglés y sin embargo la gente se siente segura en esa zona"

- Mira, lo último más grave ha sido una pelea entre gitanos en la que intervenimos solos, porque era por la noche. Se identificó a los dos, se detuvo a uno, se encontró la navaja, todo. Eso son... a ver cómo explico esto. La seguridad es algo absolutamente subjetivo. Tú no puedes hacer que alguien se sienta más seguro en Gran Vía de San Marcos que en la Calle Nazaret -barrio de La Inmaculada, conocido históricamente como Corea y con fama de conflictivo-. Y resulta que en Gran Vía de San Marcos se cometen todos los años 18 robos y en Nazaret nada. Es un ejemplo, ¿eh? Una de las zonas donde más robos se cometen es en el entorno de El Corte Inglés y sin embargo la gente se siente segura en esa zona. Para hablar de seguridad debe ser algo objetivo, con estadísticas, y aún así al ciudadano no siempre le vale porque se siente inseguro. Pero delitos en León se cometen pocos, menos que en cualquier ciudad de España, quizá como Lugo.

- Pues preguntado de otra manera, ¿son demasiado 'delincuentes' los leoneses?

"A mujeres que no se les ocurriría nunca denunciar a su marido en su país, en Marruecos por ejemeplo, aquí lo hacen. En pisos de acogida ahora hay más gitanas"

- Aunque no se puede decir, muchos delitos los cometen un determinado grupo de personas concretas. Ayer hubo una pelea entre los que piden en San Isidoro, una trifulca entre gitanos de no sé qué, otro día entre los sudamericanos que van a tal pub... Eso se ve muy bien en violencia de género: cada año intervenimos una media de más de 150 delitos, con detención, la mujer en el hospital, lectura de derecho, el informa de riesgo. Hablo de casi todos los días. Es verdad que hay de todas las clases sociales y de todas las nacionalidades. Pero el número de mujeres extranjeras que, afortunadamente, están presentando denuncia es muy importante, muchísimas. ¿Por qué? Yo creo que por mérito de nuestra sociedad. De modo que a mujeres que no se les ocurriría nunca denunciar en su país, en Marruecos por ejemplo, aquí lo hacen. Es curioso: en los pisos de acogida que hay nos damos cuenta que ahora hay gitanas; ahora denuncian con cierta normalidad, eso no ocurría.

- Violencia de género. ¿A qué nivel de seguridad están en León nuestras mujeres? ¿Tienen los medios, los protocolos, la atención?

- Hoy los grupos de menores o de violencia de género usan los protocolos nacionales, igual que para el procedimiento sancionador de tráfico extrapolamos el de la DGT. La ORA: nosotros impulsamos que la realizaran dos agentes. En Madrid por una sentencia tuvieron que anular más de un millón de multas por ir solo uno. La ordenanza de Movilidad, para peatones, bicicletas o patines eléctricos: Estudié las de Sevilla, Zaragoza y Barcelona, y claro, las sentencias que iban contra ellas. Una de las mejores ordenanzas que hemos hecho es la de Convivencia: en Valladolid tumbaron un montón de artículos, a nosotros uno, y mal tirado, porque metimos sancionar a los que como gamberrada matan peces o patos y el Tribunal nos dijo que la caza no era competencia del Ayuntamiento. Que no, que sólo vamos a sancionar el vandalismo.

- Volvamos a la violencia machista.

- Sí, con poco dinero, porque nunca hemos tenido mucho, hemos incorporado cosas con inteligencia. El protocolo de mujeres maltratadas, de los pioneros en España, allá por 1990, lo hicimos a medias entre los ingenieros, informáticos del Ayuntamiento y la empresa Telefónica Sistemas, de Sevilla, que ya no existe. La idea era muy sencilla: si recibías un mensaje de los antiguos móviles, ese número activaba un archivo que ya teníamos con toda la información. Se lo enseñamos a José Antonio Alonso –exministro leonés de Interior con Zapatero- y el nuestro fue el germen del sistema nacional. Luego vino Telefónica con un programa que habían desarrollado con ayuntamientos de Madrid y les dijimos que lo habían diseñado personas que no trabajaban con mujeres víctimas de violencia de género, que hacían cosas como llamar a los familiares, aumentando el conflicto, y se olvidaban de que la prioridad es proteger a la víctima. Había en el programa cerca de 400 mujeres, incluso localizadas.

"(La empresa de Enredadera) quedaron los últimos, fue absolutamente objetivo. No temo nada, no"

- Hablando de contratos, ¿uno de los que más quebraderos de cabeza le ha protagonizado últimamente es el de pacificación del tráfico, los semáforos –de foto rojo- que miembros de la trama Enredadera daban por hecho en León? El Juzgado se llevo expedientes. No sé si usted teme algo, estar 'enredado' usted o alguien cercano...

- Aquí se comportaron bien: a la Policía lo único que se interesaron fue por el contrato de los semáforos, supe después que era una de las empresas que se presentaron. Quedaron los últimos, sin conocerles siquiera, no hubo ánimo de dejarles los últimos, fue absolutamente objetivo. No temo, no. Aquí los contratos son fundamentalmente de ropa, de medios policiales, y el criterio fundamentalmente es fijarnos en los que utiliza Policía Nacional: los chalecos, las armas... Han quedado desiertos dos concursos de ropa. Eso da idea de que no hayas pactado con nadie, ¿no?

Orgulloso está de esta entrevista realizada en un periódico de Moscú tras una visita a Rusia.

- Ahora que se va y no puede haber digamos represalias, mójese: ¿Con qué político que le haya tocado 'lidiar' se queda? ¿Para quién propone la 'Medalla al Mérito' político?

- No me voy a mojar. En el trato con la policía, los políticos tienen un trato diferente que con otros servicios. Ha habido un respeto siempre. He estado con siete alcaldes: entré con Villarig, muy poco, luego Diego Polo, Morano, Amilivia, Paco Fernández, Emilio Gutiérrez y ahora Silván. Y concejales creo que han sido como diez. De todos guardo buen recuerdo, han sido respetuosos con la Policia y conmigo en particular. Mira, cuando yo llegué aquí hacía dinero para ropa, para todo, eran otros tiempos. Luego para la Policía ha sido siempre racanear... bueno, no racanear, sino que había que ajustarse. Cuando compramos las cámaras...

- ... las cámaras de vigilancia y seguridad, las de las calles, entiendo.

- Sí, pensaban que nos habría costado mucho, eran muy modernas, que detectan a alguien corriendo o a alguien sospechosamente quieto en un lugar sensible, o si alguien salta la valla de la Catedral, y la cámara te dice dónde hay un incidente. Nada, no costo prácticamente nada, da vergüenza decirlo. Y lo hizo una empresa de León.

"El número de radares y foto-rojos es razonable y han descendido las mulas en una proporción de 100 a 10"

- Con radares y foto-rojo también se 'acuerdan' algunas veces de ustedes, los conductores en este caso. ¿Qué les responde a esa queja eterna del afán recaudador? ¿Hay mucha presión al conductor en nuestras calles y carreteras?

- Hace mucho que advertimos donde está todo y cómo y por qué se multa. Yo creo que la gente lo sabe perfectamente. Mira: cuando pusimos el foto-rojo en Padre Isla se protestó de que no lo veía, y había uno a la derecha y otro a la izquierda. Luego pusimos otro enfrente. Ahora descontadores... Tenemos órdenes de revisar si hay alguna reclamación, se sacan ocho fotos con firma digital y un vídeo. Si se pasa en ámbar, jamás hay multa. Pero reclama gente que pasa completamente en rojo, 25 segundos antes de ponerse en verde, de todo. No, el número de denuncias que hay es razonable, y han descendido las multas en proporción de 100 a 10.

- Atropellos en León. Era, o es, un problema grave en la ciudad.

- El número global se mantiene, con un pequeño descenso, prácticamente igual, en torno a 125-130 al año. Pero sí han bajado muchísimo las consecuencias del atropello, la mayoría son leves. Y es que en las zonas 30 prácticamente desaparecen los atropellos. Ha habido tres o cuatro años que no ha habido fallecidos.

"En las Zonas 30 prácticamente desaparecen los atropellos"

- ¿Fueron las 48 horas entre la muerte de Isabel Carrasco y la implicación de una policía local, Raquel Gago, las peores de su carrera?

- Es uno de los momentos muy complicados. Pero te diré que más complicados ha sido cuando, por algún motivo, hemos tenido en la Policía Local personas que se han quitado la vida.

- Las estadísticas detectan que los suicidios no son inusuales entre los cuerpos policiales, al contrario...

"Yo recibo en el móviles todas las novedades. Y cada vez que recibo un intento de suicidio o un suicidio de un policía... No te acostumbras"

- Sí. He estado cuando algún agente ha tenido un desenlace de este tipo. Me acuerdo de Ruiz, que se tiró de la novena planta del Hospital. Otro que era majísimo que estaba en la Brigada, que me mandó un Whatsapp justo antes de tirarse al mar en Gijón. Carlos, un inspector que luego estuvo en Protección Civil, en las oficinas del campo de fútbol... Yo recibo en el móvil todas las novedades que hay. Y cada vez que recibo un intento de suicidio o un suicidio... (se emociona levemente) No te acostumbras, dices "joder, qué le ha pasado a este hombre o a esta mujer"... Y luego sí, la muerte de Isabel Carrasco y la implicación de la policía me marcó.

- ¿Hasta qué punto le marcó que en un asesinato así tuviera protagonismo una agente suya, Raquel Gago?

- Yo siempre digo que el problema que tuve en la vista vino del día que declaré en el juicio de Carrasco. Yo quería por una parte ser objetivo pero también quería dejar a salvo la actitud del cuerpo ante ello. Bueno, es complicado. Pero también fue muy duro el día que se incendió el Ayuntamiento de León, no solo porque en un momento había peligro de que podía extenderse por el resto de la manzana. Fue una situación complicada que se gestionó bien. Recuerdo también el incendio en el que murió un hombre y una mujer, un sacerdote y una profesora. O cuando se hundió un edificio en Mariano Andrés y murió una familia. Mi forma de trabajar es siempre acudir, no dejar nunca a los policías solos. Hace dos semanas un ciudadano no quería salir de su casa, a pesar de que había una fuga de gas, y cuando llegué me dijo "¡hombre, Martín!, qué haces por aquí", yo a él no pero me conocía y dijo "me voy a ir por ti". "Vete por mi o por quien quieras pero es peligroso estar aquí".

"Hay aspectos por los que Raquel ha sido condenada para los que no hay explicación ni ella ha dado explicación"

- Hoy, cuatro años y medio después, en frío, ¿cree el jefe de la Policía Local de León a Raquel Gago, la agente que trabajó bajo su mando?

- Me gustaría que no hubiera intervenido. Pero hay aspectos, que es por lo que ha sido condenada, para los que no hay explicación ni ella ha dado explicación. A ella la condenan por un informe que hice yo. Según salió de Comisaría llamé al gerente de la ORA a preguntarle qué pasó. Su espera de más de 25 minutos, la apertura de su coche a Triana... no tiene explicación. Media hora antes estuvo tomando café con las dos. ¿Es posible que no tenga nada que ver? Pues es posible, pero la actitud de Raquel no tiene explicación. ¿Para qué? ¿Por qué? Tampoco la han defendido las otras. Pero no tiene explicación que Triana te haya metido algo en el coche y... ¿No lo miras hasta dos días después? Es posible, posible es, pero... No ha dado explicación. En todo caso, es una compañera.

publicidad
Deja tu comentario
publicidad
publicidad


publicidad