Quantcast

León

Cierra el Santander en Santo Domingo y deja sin banco a la Casa Goyo después de 96 años

Desde la construcción del edificio de Manuel Cárdenas, en 1923, año en que se instaló el Banco Urquijo Vascongado, jamás hasta hoy el inmueble había permanecido sin sucursal.

santo domingo casa goyo león sucursal banco santander
El bajo de la Casa Goyo ya sin la entidad bancaria del Santander.
ileon.com  | 26/06/2019 - 10:00h.

La tradición no alcanzará un siglo, por sólo cuatro años. La sucursal bancaria del Santander acaba de cerrar sus puertas en el céntrico emplazamiento de la plaza de Santo Domingo en León y con eso se pone fin a 96 años consecutivos en los que ese mismo local de la conocida como Casa Goyo siempre ha albergado, de manera ininterrumpida, un banco. Es otro símbolo del declive de la céntrica plaza leonesa.

El edificio encargado al famoso arquitecto Manuel Cárdenas vio la luz en el año 1923, convirtiéndose en un icono de la modernidad que llegaba a la capital leonesa y que abanderaba una burguesía creciente y boyante. No en vano, se trató del primer inmueble conocido que dispuso de ascensor, amén de doble escalera: una para las familias vecinas y otra para el servicio doméstico.

La Casa Goyo, en cuyos bajos siempre hubo durante 96 años un banco, en la llamada entonces Plaza de la Libertad.
La Casa Goyo, en cuyos bajos siempre hubo durante 96 años un banco, en la llamada entonces Plaza de la Libertad.

Haciendo esquina con las actuales avenidas Padre Isla y Ramón y Cajal, el bajo del edificio albergó desde su desembarco en León una sucursal del Banco Urquijo Vascongado, que tenía su sede en Bilbao. Había ocupado un local que previamente era la afamada pescadería La Viguesa, recuerda Javier González Fernández-Llamazares.

Cuando la gran banca nacional puso sus ojos en el más céntrico y selecto emplazamiento, que entonces no se llamaba Plaza de Santo Domingo sino Plaza de la Libertad —hasta el golpe de Estado de 1936—, ni tan siquiera se había construido al otro lado de la Casa Goyo el Hotel Oliden, hoy Alfonso V. Calles y plazas comenzaban a duras penas a asfaltarse para dejar de ser caminos de tierra.

Con las décadas, el local pasó a manos de otra entidad, el banco Hispano Americano. Y finalmente, el Santander de la familia cántabra Botín ha mantenido la sucursal operativa hasta la fecha, momento en el que la adquisición del Banco Popular ha provocado una política de cierre paulatino de oficinas que alcanza al más 'anciano' banco del corazón de la ciudad.

publicidad

También te puede interesar

Deja tu comentario
publicidad
publicidad