Provincia

'Ecologistas' clama contra otra explotación en el cielo abierto de la Hullera

Los conservacionistas piden a la Junta que no autorice la cantera La Solana en La Pola, dentro del enorme cielo abierto jamás restaurado, por infinidad de presuntas irregularidades, además de prever voladuras a 400 metros de los pueblos y cien del río Bernesga, las vías de tren y la carretera nacional a Pajares.

cielo abierto hullera vasco leonesa
Un cielo abierto de la Hullera Vasco Leonesa. / Carlos S. Campillo / ICAL
Carlos J. Domínguez | 30/01/2020 - 10:20h.

Un nuevo proyecto de aprovechamiento de recursos en instalaciones de la quebrada empresa minera Hullera Vasco Leonesa, en este caso en el municipio de La Pola de Gordón, que pretende sacar partido a una cantera en instalaciones del monstruoso cielo abierto de Santa Lucía de Gordón, está pendiente de conseguir autorización de la Junta de Castilla y León.

Pero mientras, no ha gustado lo más mínimo, entre otros, a la organización Ecologistas en Acción, quien exige pública y administrativamente a la Consejería, a través de numerosas alegaciones basadas en un amplio número de presuntas irregularidades, que no autorice esta nueva explotación de extracción de áridos.

Las alegaciones de 'Ecologistas' se dirigen a las concesiones de uso privativo de los montes del Catálogo de Utilidad Púbica nº 677 y nº 694, que ha solicitado formalmente la empresa 'Recursos Naturales del Gordón S.L.', con un proyecto de la compañía Gesminle, para la explotación de la cantera llamada La Solana, con una planta de machaqueo y la apertura de una pista de acceso a la explotación. Gesminle, sociedad dedicada a servicios de ingeniería, pertenece a socios de ABC Concursal, la empresa a la que el Juzgado de los Mercantil 1 de León cedió la gestión de la Hullera en quiebra y responbles, por tanto, de la Hullera en liquidación.

Voladuras a cielo abierto

'Ecologistas' considera "un despropósito" la cantera propuesta, promovida por los presidentes de las Juntas Vecinales de Pola y Vega de Gordón, que pretende extraer 80.000 m³ de roca al año. Y es que explica que la extracción de roca se plantea "mediante voladuras a cielo abierto", que tendrían lugar "a menos de 400 metros de núcleo habitado, a unos 100 metros del cauce del río Bernesga y a menos de 200 metros del tendido eléctrico, así como de las vías del ferrocarril y la carretera N-630" hacia el puerto de Pajares. Por eso, las alegaciones estiman que no se puede descartar la "posibilidad de que el impacto del material volado ocasione daños a las infraestructuras", pero incluso se convierta en un asunto de seguridad, afectando "a las personas y a sus bienes".

Carlos S. Campillo/ICAL. Cielo abierto de la antigua Hullera Vasco-Leonesa
El inmenso y no restaurado cielo abierto de la antigua Hullera Vasco-Leonesa. / Carlos S. Campillo / ICAL.

Las concesiones solicitadas por 'Recursos Naturales del Gordón S.L.' fueron informadas favorablemente por los técnicos responsables de gestión forestal del Servicio Territorial de Medio Ambiente de León, recuerda la ONG, hasta el punto de que se sometió a información pública en el Boletin Oficial de Castilla y León el 20 noviembre y posteriormente el 13 diciembre de 2019, por lo que el plazo acaba de concluir.

Pero según consideran en una nota de prensa, la explotación pretendida "vulnera claramente la legislación que protege los Montes y el Patrimonio de las Administraciones Públicas". Recuerdan que "el otorgamiento directo contraviene la Ley de Montes de Castilla y León (art. 65), la Ley de Patrimonio de las Administraciones Públicas (art.93) y el Reglamento de Bienes de Entidades Locales (art. 78), que exigen el régimen de concurrencia y la previa licitación en las concesiones de uso privativo que se hagan sobre los Montes Catalogados de Utilidad Pública y bienes de dominio público en general", salvo alguinas pequeñas excepciones que "no cumple la empresa solicitante", consideran.

Más degradación de la zona

Además, creen que el uso es "incompatible con el régimen de protección de los montes" (art. 59 Ley de Montes), que obliga a preservar la condición forestal de los terrenos afectados. Y además, "los desmontes o explotaciones mineras a cielo abierto, como esta cantera de piedra caliza, suponen la alteración geomorfológica irreversible del monte y del paisaje", en este caso sumado a la degradación ya dejada por la explotación minera durante años y años.

Bien es cierto que la Junta, según han argumentado los responsables de la gestión del patrimonio forestal, sí considera que se trata de un uso compatible. Y lo justifican apelando al plan de restauración contenido en la declaración de impacto ambiental favorable (DIA, publicada en el  BOCYL de 2 enero del año 2014) que se otorgó hace seis al proyecto de esta cantera La Solana en Pola.

"Olvidan que, según  la Ley de Evaluación Ambiental (art. 43), la DIA perdió su vigencia y su plan de restauración quedó sin efecto al no haber comenzado la actividad y haber transcurrido más de cuatro años desde la entrada en vigor de la Ley", zanja Ecologistas.

Y además, esa declaración favorable "sólo incluía 2,69 hectáreas, y no las 7,56 hectáreas cuya cesión se informa ahora favorablemente". Y por último, incluye a su juicio actividades que no contempla la declaración ambiental, tales como la planta machacadora y la apertura de "una nueva pista de 18 metros de ancho de acceso al frente de cantera" para sacar el material y ponerlo en el mercado.

La organización ataca el "cinismo" de una administración que pretende aprobar estos nuevos planes de explotación en una zona absolutamente degradada precisamente por la actividad extractiva tanto en Pola de Gordón como en La Robla. Porque a su juicio, precisamente se justifica en la falta de la obligatoria restauración de la zona para dar los parabienes a la nueva cantera, "en  vez de exigir la restauración del monte" a que obliga la Ley de Montes.

Finalmente, señalan que el proyecto del conjunto de la actividad, construcciones auxiliares y pistas de acceso no obran en el expediente público, y por lo tanto no ha sido sometido a información pública. "Sin conocer el verdadero alcance de la actividad, las contraprestaciones económicas  establecidas son totalmente arbitrarias", afirman en un comunicado.

Funcionarios como "intermediarios facilitadores", denuncian

Por todo ello, critican que "los técnicos que suscriben el informe favorable a estas concesiones actúan como intermediarios facilitadores de negocios mineros" vinculados al administrador concursal, y "no como gestores del patrimonio forestal" público y colectivo.

Emplazamiento de la inmensa mina a cielo abierto y la escombrera para la que se pide autorización de nueva extracción, esta vez de caliza, no de carbón.
Emplazamiento de la inmensa mina a cielo abierto y la escombrera Pepita para la que también se pide autorización de nueva extracción, esta vez de roca caliza, no de carbón.

Por todos estos motivos, se pide a la jefa del Servicio Territorial de Medio Ambiente que deniegue las concesiones de explotación solicitadas. Y en su defecto, "si decidiera secundar las pretensiones" de la empresa, "proceda  a ordenar la exclusión de los terrenos afectados del Catalogo de Montes de Utilidad Pública de la provincia de León de acuerdo con la Ley de Montes".

Pepita, otra gran cantera en Pola de Gordón

No se trata de la única explotación que se prevé impulsar en el marco del monstruoso cielo abierto creado durante 42 años y del que se pretende seguir sacando negocio por parte de compañías vinculadas a la concursal que debe gestionar la Hullera en quiebra.

Y es que al mismo tiempo se tramita también en la Junta la no menos polémica cantera de caliza en la antigua escombrera llamada Pepita que con casi 14 hectáreas es mucho más grande que algunos pueblos aledaños como Ciñera o Santa Lucía de Gordón.

De Pepita, la concursal con otro proyecto de Gesmunle pretende extraer hasta un millón de toneladas de caliza por espacio de tres años y con un beneficio estimado de  prácticamente 900.000 euros.

publicidad

También te puede interesar

Deja tu comentario
publicidad
publicidad