Quantcast

laboral

León registra el mayor número de siniestros mortales en accidentes de trabajo

(Con GRÁFICO) UGT y CCOO constatan que en Castilla y León la precariedad y la ausencia de inversión en prevención están detrás de unas cifras de mortalidad, que se han disparado sobre todo en el sector servicios y muchos 'in itinere'.

imagen
Un accidente laboral en la Universidad de León, imagen de archivo.
ICAL | 01/11/2018 - 12:01h.

Trabajar debería servir para ganarse la vida no para perderla y garantizar la seguridad tendría que estar en la cabecera de objetivos de cualquier empresa. Pero las cifras no engañan y lo cierto es que la siniestralidad no para de crecer con la recuperación económica.

El último informe sobre accidentes laborales de la Junta deja patente que se está perdiendo la batalla por la prevención con 33 fallecidos por accidente en su jornada de trabajo hasta septiembre, seis más que en 2017 y sólo a uno de los 34 de todo el ejercicio anterior; a los que habría que sumar otros diez 'in itinere', que suman cuatro muertos a los del año anterior por septiembre y alcanzan la cifra global de todo el año.

La triste palma se la lleva la provincia de León, en la que se se concentraron el mayor número de siniestros mortales en este año 2018, con un total de siete, y dos más que en 2017, mientras los siguientes fueron Burgos y Valladolid, con cinco en ambos casos, aunque en el primero se redujeron en uno, mientras que en el segundo se elevaron en dos.

La sangría no ha parado en octubre y en los últimos días se han seguido produciendo accidentes mortales en la Comunidad, como el del hombre que perdió la vida el miércoles 31 de octubre, tras caerle encima la carga de un camión en la calle Oro del Polígono de San Cristóbal de Valladolid; y el trabajador de una empresa dedicada a la manipulación del mármol en la localidad de Mojados (Valladolid) que también falleció el día 25 cuando fue aplastado por una piedra de grandes dimensiones.

La secretaria de de Salud Laboral y Política Social, Azucena Pérez, denunció que en lo que va de año, "ya se han producido los mismo accidentes de trabajo mortales que en todo el año 2017, con lo que de seguir así, 2018 podría cerrar con 44 fallecidos a consecuencia del trabajo". En este contexto, la responsable sindical exigió que se adopte un "plan de choque centrado en la mejora de las condiciones de trabajo y empleo y en la recuperación de las inversiones en prevención de riesgos laborales" en la Comunidad.

Azucena Pérez constató que detrás de buena parte de los accidentes laborales se esconde la precariedad y la inestabilidad en el empleo, con trabajadores sin formación, inexpertos y con "muy poca capacidad de reivindicación de sus derechos laborales". Asimismo, recalcó que el "abuso" en la subcontratación supone un "deslizamiento de los riesgos" hacia estos trabajadores.

En este contexto, Pérez exigió, entre otras medidas, que se potencie a la Inspección de Trabajo y se creen juzgados especializados en salud laboral.

Se disparan las muertes en los servicios

El sector terciario, el de servicios, fue el responsable de este importante aumento de fallecidos por accidente laboral, ya que concentró 20 muertes en los nueve meses de estudio, el doble que un año antes; mientras que la industria asumió seis, tres menos que en 2017; la construcción, cuatro, uno por debajo de los producidos hace un año; y la agricultura mantuvo sus tres trabajadores malogrados.

Los datos recogidos por Ical, indican que también se produjeron 152 siniestros graves, 14 más que un año antes, también impulsados por el sector servicios. Estas actividades concentraron 70 sucesos graves, 15 más que en 2017; mientras que en la industria descendieron en uno, hasta los 38; y se mantuvieron estables el sector agrario y en la construcción, con 23 y 21, respectivamente.

La secretaria de Salud Laboral y Juventud de CCOO en la Comunidad, Sehila Mateos, denunció el importante crecimiento de la siniestralidad laboral mortal y grave en los servicios, el sector "más precarizado y donde más crece el empleo". "España es un país de servicios", dijo, para recalcar que "la industria está desapareciendo cuando es donde más podemos hacer para poner remedio a esta lacra"

Mateos lamentó que la prevención "brilla por su ausencia" en este sector, donde también se están multiplicando los siniestros no traumáticos, como infartos o ictus provocados por la precariedad en sus condiciones y las leoninas jornadas laborales. Asimismo, apeló a evaluar los riesgos de los puestos y aseguró que, por ejemplo, los accidentes de tráfico laborales han aumentado, con la proliferación de los repartidores, que "están creciendo mucho" y con unas condiciones de precariedad absoluta.

"Hay que incidir en este sector actuando de primera mano a través de visitas y sanciones de la inspección, a la que hay que potenciar mucho más", aseveró. Además, expuso que desde el Diálogo Social diseñarán y desarrollarán una campaña en la hostelería y comercio porque "se está yendo de madre". La responsable sindical insistió en que es preciso "poner un límite" y centrarán las medidas de prevención en 2019 en los servicios, sin abandonar el resto de sectores. "Duele decir que no encontramos un mes bueno. Los accidentes ocurren porque la prevención no es la adecuada y eso es obligación del empresario", resumió.

Cifras totales

El número total de accidentes laborales contabilizados durante los nueve primeros meses del año ascendió a 19.079, que suponen un crecimiento del 5,4 por ciento respecto al año anterior, con 975 siniestros con baja más. La inmensa mayoría fueron clasificados como leves, 18.894, que aumentaron un 5,3 por ciento.

Los accidentes crecieron más, en términos relativos, en el sector industrial, donde se produjeron 5.606, con un avance del 6,4 por ciento respecto a 2017; y en la construcción, con 2.139 y un crecimiento del 5,6 por ciento. Además, en los servicios aumentaron un 5,4 por ciento, hasta los 10.001. El sector primario fue el que mejor comportamiento presentó, con 1.333 accidente y una leve subida del 0,4 por ciento.

Provincias

Un análisis provincial revela que los siniestros mortales se concentraron en León, con siete, dos más que en 2017; así como en Burgos y Valladolid, con cinco en ambos casos, aunque en el primero se redujeron en uno, mientras que en el segundo se elevaron en dos. El número de fallecidos ascendió a cuatro en Salamanca, tres más que en 2017; así como en Soria, donde bajaron en tres. Asimismo, en Segovia se produjeron tres siniestros mortales, dos más que un año antes, y el mismo número en Zamora, donde se produjeron los mismos que en 2017. Por último, en Ávila se contabilizó uno, igual que el año anterior; y en Palencia, otro, dos menos que en 2017.

La provincia de León también encabezó la lista de siniestros graves, 31, con un aumento en diez respecto al año anterior. Estos accidentes también crecieron en Salamanca (19), que sumó ocho; en Palencia (15), con cuatro más; en Soria (nueve), donde se elevaron en tres; y en Ávila (ocho), con uno por encima de 2017. Por el contrario, bajaron en el resto, y Valladolid (29), bajó en cuatro; Burgos (29) y Zamora (cinco), en tres; y Segovia (siete), en dos.

Los datos globales de accidentes revelan que la siniestralidad descendió sólo en Salamanca (2.361), un 0,04 por ciento; y en Soria (851), un siete por ciento. Sin embargo, se elevaron en Ávila (933), un 11,7 por ciento; en Burgos (3.963), un 11,1 por ciento; en Zamora (1.124), un 8,4 por ciento; en Valladolid (4.005), un 7,3 por ciento; en León (2.970), un 6,3 por ciento; en Palencia (1.394), un 0,4 por ciento; y en Segovia (1.478), un 0,1 por ciento.

publicidad
Deja tu comentario
publicidad
publicidad