Quantcast

Provincia

La piscina de Valencia de Don Juan anuncia menos fechas y enormes restricciones tras la pandemia este verano

No sólo no funcionará, por primer año, ninguna de las piscinas recreativas que son su atractivo fuera de la provincia sino que no habrá entradas para los que no sean empadronados de la comarca, turistas o tuvieran bonos otros años. Una cámara térmica 'vigilará' a quien acceda.

imagen
Vista aérea de todas las piscinas recreativas que no abrirán este verano de coronavirus en Coyanza.
ileon.com  | 18/06/2020 - 19:15h.

La enfermedad del coronavirus llegó para cambiar muchas cosas. Y más allá de que haya pasado aparentemente la pandemia, las múltiples restricciones que provocará afectarán de lleno a buena parte de las situaciones cotidianas. Algo que se notará especialmente este verano.

Lo saben bien en Valencia de Don Juan, un punto neurálgico del verano leonés gracias en buena parte a sus instalaciones recreativas de las piscinas, esa especie de parque acuático que viene teniendo tal éxito creciente que hasta autobuses de otras provincias y comunidades autónomas se suelen dejar ver por la villa coyantina, repletos de bañistas que buscan una diversión asegurada.

Pues bien: esa estampa este año no será posible. El Ayuntamiento de Valencia de Don Juan ya ha dado a conocer las fechas de apertura y cierre, así como todo lo mucho que no podrá funcionar con la normalidad de otros años y que pasa, sobre todo, por el cierre total de todas aquellas piscinas especiales de tipo recreativo, los toboganes y las plataformas como el Dragón y las de chorros que utilizan los más pequeños.

De ellas, tan sólo los pocos usuarios que accedan al complejo veraniego podrán únicamente seguir accediendo a la llamada 'piscina de olas', pero ni siquiera tendrá olas. No funcionará el mecanismo que mueve el agua para hacer las delicias de los bañistas más intrépidos.

Un aforo límite en 2.000 personas

El Consistorio garantiza de momento la apertura de la piscina de tamaño olímpico y la piscina infantil normal. En ambas se limitará, incluso, el aforo máximo y ni siquiera abrirán en su totalidad. De hecho, se calcula que la prudencia municipal ponga el límite en unas 2.000 personas como máximo, cuando las instalaciones podrían dar y de hecho dan otros años para 2.600 bañistas.

Lo que sí se anuncia con apertura normalizada es tanto el bar y como el restaurante, aunque lo hagan con todo tipo de precauciones y controles. Pero nada tan especial como la tecnología que el Consistorio ha adquirido para evitar la entrada en el recinto de alguna persona ni siquiera con fiebre alta: una cámara termográfica medirá la temperatura corporal de quienes vayan entrando, los cuales también tendrán que pasar de manera obligatoria por unas alfombras higienizantes para el calzado.

Menos días que ningún verano

La fecha de apertura elegida es el viernes 3 de julio y la de cierre el domingo 30 de agosto, un abanico que jamás ningún año previo fue tan escaso.

Será prácticamente imposible que, con las prioridades que establecerá el Ayuntamiento coyantino para incentivar el uso por parte de los usuarios de siempre, aquellos habituales visitantes esporádicos de todos los veranos puedan este año 2020 sacarse la espinita de la diversión del agua en Valencia de Don Juan.

A la hora de adquirir las entradas, la primera línea de prioridad será para los socios de siempre, tanto los que dispongan del carné y sean empadronados en Coyanza como aquellos que sí lo estén en algún municipio vecino, de la comarca del Sur de León. En esos casos, no hará entrada sin copia actualizada de ese empadronamiento.

Las restantes que podrán entrar prioritariamente este verano son aquellos que adquieran los bonos de un mes o de quince días; o lo que es lo mismo, los habituales veraneantes en Valencia de Don Juan, la mayor parte de ellos procedentes de Asturias y con su segunda residencia en la localidad.

Taquillas sólo para vecinos y alojados

De este modo, el equipo de Gobierno que preside el alcalde Juan Pablo Regadera, estima que ya se cubrirá la práctica totalidad del aforo de la instalación.

Por eso, las taquillas este verano solo se abrirán para dos casos muy específicos: por un lado, para todos aquellos vecinos empadronados en Valencia, aunque no sean socios con carné; y por otro, para aquellos visitantes que se alojen en alguno de los establecimientos hoteleros de la villa y certifiquen que, efectivamente, ocupan una habituación allí. Se trata, en este último y excepcional caso, de dar un impulso a las pernoctaciones en los establecimientos de Valencia de Don Juan.

publicidad

También te puede interesar

Deja tu comentario
publicidad
publicidad