Quantcast
REPORTAJES

Astorga y Maragatería, tierra secreta a infinita

Creamos Presente se aproxima a la Maragatería y Astorga con reportajes en formato audiovisual sobre su patrimonio, problemáticas e historias con alma.

imagen
Palacio Episcopal de Astorga, obra de Antonio Gaudí. Foto: Imagen MAS
Javier M. Seisdedos | 08/08/2017 - 14:10h.

Las raíces nutren y alimentan al árbol, que crece fuerte y sano desde lo profundo de la tierra hacia el cielo. Así es la unión de Maragatería y Astorga. Las raíces son la unión de todos los pueblos de la Maragatería, raíces fuertes y poderosas llenas de alimento que ha sido obtenido por el trabajo y el esfuerzo de muchas generaciones que han hecho de esta tierra un símbolo de resistencia y de memoria colectiva. Un árbol de hoja perenne que ha sido construido con miles de historias anónimas de mujeres y hombres que lo dieron todo por un territorio desconocido y común.

Astorga es un gran árbol con más de 2.000 años de antigüedad, que necesita ser cuidado con mucho mimo y esmero. Dentro de su sabia habita la sangre de todo un linaje que persevera a través de los siglos.

Muchos pueblos, desde los astures hasta los romanos, han dejado huellas que han marcado el carácter indestructible de estas personas.

Una tierra dura, que ha hecho que las gentes que se quedaron a trabajarlas y moldearlas, sacaran de su imaginación lo mejor de ellas mismas, con valentía, ingenio y determinación, haciendo como los surcos del arado una marca imborrable y reconocible desde la distancia.

Arquitectura maragata. Foto: Imagen MAS
Arquitectura maragata. Foto: Imagen MAS
Foto: Imagen MAS
Foto: Imagen MAS

El pueblo maragato tiene también unas señas de identidad claras; ese espíritu viajero y emprendedor hizo que sus hombres forjaran la construcción de leyendas legendarias. La palabra de un maragato es ley en cualquier lugar del mundo: "arrieros somos y en el camino nos encontraremos".

Historias de diligencias y carromatos, de reyes y poderosos que confiaron sus bienes en estos hombres de palabra que transportaron mercancías y animales por cerros, caminos y valles hasta la capital de España. Comprar, vender y cambiar toda una manera de entender la vida. Mientras las mujeres maragatas, el alma viva de estos pueblos, en un extraño matriarcado encubierto, se encargaban de mantener y cuidar las propiedades y a los hijos paridos de esta tierra.

Igual que una casa maragata, siendo recia de piedra firme por fuera, e inmensa por dentro, así es el carácter de sus pobladores.

Vidas duras hechas a base de sacrificio y esfuerzo. Lazos inquebrantables que perduran en el tiempo y que hoy languidece poco a poco negándose a morir por los resistentes que aún quedan por estos lugares remotos, como decía Juan Carlos Campos, dejados de la mano de Dios y de los hombres.

 

Filiel, Maragatería. Foto: Imagen MAS
Filiel, Maragatería. Foto: Imagen MAS
Valdespino, Maragatería. Foto: Imagen MAS
Valdespino, Maragatería. Foto: Imagen MAS

 

Este reportaje quiere rescatar y arañar desde lo más profundo, todo aquello que en la apariencia parece conocido. Siempre que nos acercamos a estos parajes, nos llenamos de nuevas historias que necesitan ser contadas, descubrimos nuevos hallazgos que han de ser descubiertos, todo nos ocasiona perplejidad a nuestro paso. Los tópicos y lo típico se transforman y lo que ha hecho famosa a esta tierra, renace en nuevos secretos infinitos.

Maragatería y Astorga renacen en los albores de este siglo nuevo, queremos ayudar a construir un nuevo mapa de este territorio inmenso en riquezas naturales, culturales, etnográficas y sobre todo humanas que tanto escribió y sintió en carne propia el poeta Leopoldo Panero que se convirtió en el mejor embajador de las tierras de la Sequeda y Maragatería." El peso del mundo" se puede sostener con el corazón de cada ser humano que habitó estos pueblos.

Esta es una invitación especial a nativos y visitantes a mirar y recorrer con los ojos del niño que nunca se cansa de asombrarse, como si fuera la primera vez que descubren un paraíso perdido que después de mucho tiempo ha sido redescubierto de nuevo.

Rostros curtidos por el aire y la tierra del Teleno, construcciones mimetizadas con la tierra roja, tan característica, igual que los pactos de sangre eternos que esta buena gente hizo en el tiempo para nunca abandonarla.

El oro de esta tierra vale mucho más que la de otros lugares, aquí, los primeros pobladores que domaron los horizontes dibujaron en las piedras sagradas símbolos secretos. Petroglifos en forma de círculos, cazoletas y laberintos únicos en el mundo, mensajes ocultos aun por descifrar.

Existe un mundo rural vivo que necesita ser conocido y puesto en valor, el pasado, presente y futuro tiene cabida para que el tiempo nunca trascienda y los pobladores puedan vivir con dignidad y orgullo mirando de cerca a las nuevas generaciones que desean quedarse.

El Camino de todos los peregrinos que buscan encontrar la paz con ellos mismos y con el mundo, es epicentro hoy más que nunca en esta tierra singular. El camino, el que escribieron tantos poetas y escritores universales, quiere reivindicarse otra vez como el camino iniciático de la verdadera hermandad y fraternidad entre los hombres. La cruz de Ferro sigue en píe gracias a todas las plegarias que son recogidas en cada piedra colocada.

La magia y la belleza se esconden en los muros del palacio episcopal de Gaudí. El arquitecto inmortal nos invita a recorrer este enigmático lugar y el palacio que parecía escondido nos vuelve a hablar, convirtiéndose en el mejor embajador de Astorga y el pueblo maragato.

El año 2018 Antonio Gaudí vuelve a unir de forma global a todos los estudiosos de su obra repartidos por el mundo en un congreso sin precedentes. El palacio donde ningún obispo jamás habito, y que se ha transformado en el presente en la casa de todos.

Os invitamos a recorrer con nosotros en este viaje la verdadera esencia, secreta e infinita, que ha permanecido oculta para nacer en el siglo XXI con más fuerza que nunca. Maragatería y Astorga renacen en un árbol poderoso que cobija a todo aquel que lo abraza.

Buen viaje, buen camino en esta puesta al día del territorio del dios Teleno.

Panorámica de Astorga con el Teleno nevado al fondo. Foto: Imagen MAS
Panorámica de Astorga con el Teleno nevado al fondo. Foto: Imagen MAS
Tormenta sobre Astorga. Foto: Imagen MAS
Tormenta sobre Astorga. Foto: Imagen MAS

Como siempre hacemos desde Creamos Presente, queremos dar las gracias a todas las personas que han hecho posible que este proyecto de reportaje en formato audiovisual sea una realidad.

Gracias a todas las personas que nos han brindado sus testimonios y reflexiones sinceras fruto de la experiencia y sabiduría, a los Ayuntamientos y juntas vecinales que han colaborado abriéndonos las puertas de su territorio, uniendo paisaje y paisanaje en una sola voz. Gracias a todos los emprendedores, pequeño comercio y empresas que han confiado en nosotros con total honestidad sus "Historias con Alma" son ejemplos vivos de buen hacer. A Toñi Reinares por sus buenos consejos humanos y periodísticos, por estar siempre ahí. A Cristina Bernis, Catedrática de Antropología Biológica y presidenta de la asociación para el estudio de la ecología humana (AEEH), que a través de la causalidad encontré en el camino, dos de sus libros que me ayudaron a comprender y profundizar en el espíritu indomable de los maragatos y en especial de sus mujeres las grandes protagonistas anónimas de esta historia.

- 'Maragatería, sus costumbres y la vida de un maragato' (Autores: Antonio Martínez, "El Jamonero y Cristina Bernis, editado por Ayto. de Astorga y asociación por el estudio de la ecología humana)

- 'La Maragatería, Pasado y futuro del mundo rural'. (Editorial Catarata).

A todos ellos, Gracias, ha sido un honor caminar juntos este trecho.

Javier M. Seisdedos.

Editor Creamos Presente

 

Puedes ver ya en ileon.com la primera parte de estos reportajes -sobre los petroglifos maragatos- y la segunda -sobre la situación de la sanidad rural-.

publicidad
publicidad
publicidad