Quantcast

LA FRAGUA LITERARIA LEONESA

Antonio Odón Alonso: "La única verdad de la farsa es que al final se muere"

El multidisciplinar Antonio Odón Alonso, autor de 'La verdad de la farsa', está en estos momentos con un proyecto ilusionante, 'La Casa de la Poesía. Fondo Cultural Antonio Colinas',  sobre la obra de uno de los grandes escritores de esta provincia y de este país.

Antonio Odón Alonso
Manuel Cuenya | 20/02/2019 - 18:21h.

Pintor, escultor, ilustrador, músico, escenógrafo,  comentarista radiofónico, poeta, narrador, gestor cultural. Todo eso es Antonio Odón Alonso. Un renacentista de la época actual, cuya curiosidad le lleva a meterse en camisas de once varas muchas veces y a tocar muchos palos, en su opinión, "que unos son consecuencia de otros", añade.

Cuenta que tendría que vivir dos vidas... o más para poder desarrollar tanto cuanto quisiera. Algo que suscribo. Porque una vida, incluso vivida con intensidad, no da para mucho. Pero, como somos limitados, tenemos que conformarnos.

Autor de 'La verdad de la farsa. 100 comentarios radiofónicos', Odón Alonso nos recuerda que la vida es en el fondo una farsa maravillosa, una obra de teatro sin guión, sin ensayos ni director, donde nos han soltado directamente a la representación. "La única verdad de la farsa es que al final se muere", apostilla. De ahí el título de su libro 'La verdad de la Farsa', que surge a partir de sus comentarios radiofónicos. Y que funciona muy bien como lectura.

"Es una manera diferente de contar la historia de una Ciudad. Son cien comentarios, de tres o cuatro minutos cada uno, sobre la vida de una pequeña ciudad que en algún momento de su historia pasada fue un Macondo leonés, donde se camina de lo local a lo universal. Las otras series, que todavía no están publicadas en libro, amplían esta visión y presentan algunos personajes y heterónimos que han calado en el oyente radiofónico y espero que también lo hagan en el público lector", precisa nuestro artista originario de La Bañeza, que lleva el arte en sus venas. Y además se dedica desde hace años a la gestión cultural en su ciudad, lo que le ha permitido estar en contacto, de un modo directo, con el arte.

"Los comentarios radiofónicos son todo un reto semana a semana en Onda Cero La Bañeza-Astorga. Me han permitido crear personajes y heterónimos que me están dando un juego enorme. Tanto 'El Limpia de la calle el Reloj' como ahora 'Verecundo Pessoa' me permiten esconderme detrás de ellos y contar las cosas desde otros puntos de vista. Me encantaría que estas series se convirtieran también en libros", apunta él, cuya labor como artista nada tiene que ver, a su juicio, con su faceta como gestor cultural, porque "como artista piensas en términos abstractos y como Gestor Cultural es todo lo contrario. Un buen Gestor necesita, además de imaginación e intuición, tener capacidad de diálogo con el personal político y tres herramientas para que todo acto o actividad salga bien: un proyecto, un calendario y un presupuesto. Saber con lo que cuentas. El artista trabaja de otra manera. Debe analizar el mundo exterior, tamizarlo por su mundo interior y ese análisis someterlo a sus conocimientos y aplicarlo a los soportes con las herramientas que ha decidido trabajar para convertirlo en obra de arte".

Su vocación por la escritura, "que es comunicación pero también una manera de fijar por escrito tu pensamiento creativo, tus vivencias, convertidos en poema, relato, ensayo, artículo, novela, guión...", surge siendo un adolescente como consecuencia, seguramente, de las muchas lecturas de aquella época. Para él escribir es una  forma de comunicar sus inquietudes artísticas a la gente que le rodea, de mostrar lo que uno ha aprendido.

Colabora desde muy joven en prensa, bien con ilustraciones o con artículos, donde siempre ha tratado de desplegar su creatividad, "en trabajos no sujetos a la inmediatez, en los que me gusta analizar y hacer crítica constructiva", matiza a la vez que rememora su infancia sentado en la camilla de la cocina, al calor del brasero, dibujando, que es una de sus grandes pasiones.  "Dibujar es algo maravilloso. Trazar en un plano una idea y llevarla a un proyecto".

Asimismo, siente devoción por la escultura, que es llevar el dibujo a las tres dimensiones. "La escultura ha surgido casi siempre del diseño, para carteles... Ahora los cánones clásicos se han perdido. Antes era barro, piedra o metal, ahora hay gran profusión de materiales y todo camina sin apenas reglas", se lamenta este pintor expresionista, que huye de la perfección, prefiriendo una pincelada suelta a algo más relamido.

"Los comentarios radiofónicos son todo un reto semana a semana en Onda Cero La Bañeza-Astorga. Me han permitido crear personajes y heterónimos que me están dando un juego enorme"

"De la escenografía me gusta lo efímero. Es un reto contra el tiempo de algo que luego se desvanece. Me gusta diseñar el espacio aunque sea a lo pobre, con muy pocos elementos", detalla este músico, habida cuenta de que la música corre por su genética tanto paterna como materna. "Hay muchos músicos y aficionados a la música en las dos familias. Si no tienes una predisposición, unas condiciones naturales es difícil conseguir resultados", señala. No obstante, reconoce que es bueno adquirir formación para poder adoptar decisiones con criterio. "Sigo pensando que las formas de aprendizaje más efectivas son la lectura, el viaje y la conversación. Lo importante fue aprender a leer de niño y leer mucho durante toda la vida... y una formación reglada... Soy hijo único y eso condiciona mucho, sobre todo en el duro invierno leonés", nos revela este apasionado lector, en su infancia, de cuentos y cómics, entre ellos, Astérix y Obélix. Y de la poesía y de la narrativa, ya en la adolescencia.

Le entusiasman la poesía de Brassens y 'Las flores del mal', de Baudelaire. O lecturas como 'La insoportable levedad del Ser' de Kundera, 'Rayuela' de Cortázar, 'Cien años de Soledad' de García Márquez o 'El extranjero' de Camus. De los españoles se queda con Benet y su 'Volverás a Región', y con Manuel Vicent como articulista y novelista.

Asimismo, le encantan poetas como José Agustín Goytisolo, Celaya y Antonio Colinas, éste último "en todas sus facetas: poeta, ensayista, articulista, traductor, novelista".

Cabe recordar que el maestro Colinas es también bañezano, como él, que en estos momentos confiesa leer mucho ensayo: "todo Umberto Eco, 'El mundo líquido' de Zygmunt Bauman, los escritos de arte de Fernando Sinaga, 'Los Bárbaros' de Alessandro Baricco, los libros y publicaciones de César García Álvarez, mi director de tesis, os recomiendo su libro sobre 'Gaudí' y sus maravillosas teorías sobre la Casa de Botines. Los libros de todos los escritores amigos".

Como buen bañezano también reivindica a Conrado Blanco y su trabajo de periodismo e investigación, a José Luis Baeza, "un periodista convertido en mito por su muerte en accidente". O escritores como Menas Alonso y su novela 'Vendimiario', José María Marcos Lefler y su primer diccionario español-ruso, Ernesto Méndez Luengo y su 'Tempestad al amanecer' o 'Llanto por un lobo muerto'. Esa Bañeza que Odón Alonso tan bien conoce. Y que nos muestra en su libro 'La verdad de la farsa', ilustrado por él mismo, con textos entrañables como los que dedica al pan, a la cocina de carbón, al coche de línea o a la matanza del gocho, entre otros.

La Bañeza, Macondo leonés

"No cabe duda de que el lugar de nacimiento condiciona la personalidad. ¿Cómo hubiera sido mi vida si en vez de quedar en la pequeña ciudad-mercado de provincias, me hubiera ido a buscar otros horizontes, siendo como era un chaval soñador con muchos pájaros en la cabeza? Pues no lo sé. Lo cierto es que me quedé. Al venir de la mili, de aquél Madrid de la movida madrileña que me abrió los ojos al mundo, me encontré un poco perdido en mi espacio de siempre. Pensé en largarme a probar suerte, pero el amor y una oposición se cruzaron en mi camino. El amor ahí sigue y la oposición tuve la suerte o la desgracia de aprobarla. Desgracia porque me cortó las alas, suerte porque me solucionó el sustento de la familia y me permitió compaginar trabajo, arte y estudios. A partir de ahí, mi trabajo en el Ayuntamiento de La Bañeza como funcionario administrativo fue derivando hacia la cultura, el diseño de material publicitario y la organización de actos y actividades culturales", se expresa con transparencia nuestro artista y gestor, que lleva realizando durante más de treinta años una labor cultural encomiable (el Carnaval de Interés Turístico Nacional, Encuentros con la Música, el Aula de la UNED en La Bañeza, el Concurso de Pintura de las Fiestas de Agosto, jornadas de Violencia de Género, Semana de la Mujer, etc.), siempre con pocos medios y mucha dignidad.

"Me he acostumbrado a mirar el mundo desde abajo, desde la cultura de base de una pequeña ciudad, pero siempre con una visión amplia que complemento cada vez que salgo de ella... Nada de lo que sucede en el mundo nos es ajeno. León es un microclima cultural con varios núcleos que hay que interconectar todo lo que podamos: León capital, la montaña leonesa, el Bierzo, Astorga y La Bañeza y apoyar en todo lo posible a los pequeños pueblos que a veces tienen poca infraestructura material y humana para organizar las cosas", sostiene el polifacético Odón Alonso, que ha tenido la ocasión de participar, como poeta y/o músico, en diversos eventos o encuentros como el Ágora de poesía, Poesía para Vencejos, 'En boca de mujer', el Encuentro literario de Noceda del Bierzo, Versos en el hayedo de Busmayor o el de Villafranca.

Asimismo, destaca los premios Conrado Blanco León de poesía y Charo González de poesía infantil, los dos de la Fundación Conrado Blanco de La Bañeza, "que son de los más importantes de España", afirma él, recordándonos que León siempre ha tenido peso específico literario a través de la Escuela de Astorga con los Panero, Ricardo Gullón y Luis Alonso Luengo. Y la capital provincial con dos movimientos importantes amparados en dos revistas culturales:  'Espadaña', con escritores como Antonio González de Lama, Victoriano Crémer o Antonio Gamoneda, y 'Claraboya' de Agustín Delgado, Ángel Fierro, José Antonio Llamas y  Luis Mateo Diez.

"Un buen Gestor necesita, además de imaginación e intuición, tener capacidad de diálogo con el personal político y tres herramientas para que todo acto o actividad salga bien: un proyecto, un calendario y un presupuesto"

"León es una provincia literaria. La narrativa y la poesía son las puntas de lanza de la cultura leonesa. Tenemos un número altísimo de buenos escritores por metro cuadrado, seguramente debido a los largos inviernos... algunos en la cresta de la ola como Julio Llamazares, José María Merino, Andrés Trapiello y su hermano Pedro... El Bierzo ha dado grandes escritores como Gil y Carrasco, Ramón Carnicer, el extraordinario cuentista Antonio Pereira o el mago de la palabra Juan Carlos Mestre", agrega Odón Alonso, que ha colaborado también con un volumen titulado 'La Palabra en la noche',  "que nos reúne a un buen número de autores, entre los que estamos tú y yo (podían ser muchos más). Es de agradecer la labor de Mara Ramos Díez y su grupo por este trabajo ecléctico que demuestra la calidad literaria de una provincia".

En la actualidad, está trabajando, codo con codo con Antonio Colinas y su familia, para sacar adelante el proyecto de 'La Casa de la Poesía. Fondo Cultural Antonio Colinas'.

"Un proyecto ilusionante, que está en su fase inicial y vincula a tres administraciones: El Ayuntamiento de La Bañeza, La Diputación Provincial y la Junta de Castilla y León, además  de a la familia Colinas, que ha confiado en mí, donde tengo que aplicar todos los recursos que conozco, desde el arte a la literatura, desde mi formación en Historia del Arte y Gestión Cultural, para lograr que sea un referente mundial sobre la obra de uno de los grandes escritores que ha dado esta provincia y este país".

Entrevista breve a Antonio Odón Alonso

"La vida es una absurda, misteriosa y maravillosa farsa"

¿Qué libro no dejarías de leer o leerías por segunda vez?

No dejaría de leer el próximo que tengo en lista de espera que es, en estos momentos 'Escritos sobre arte 1999-2016' de Fernando Sinaga. No dejaría de leer los libros de mis amigos escritores. Los de Antonio Colinas, César García Álvarez, José Antonio Martínez Reñones, todos los que conozco y tengo el placer de charlar con ellos. Ahora mismo ya estoy en edad de releer, los últimos que he releído han sido 'La insoportable levedad del ser' de Milan Kundera, 'El túnel' de Sábato y 'El extranjero' de Camus. Hay libros que los releo constantemente y voy a ellos cada poco, uno de ellos 'Rayuela' de Cortázar o 'Sepulcro en Tarquinia', de Colinas.

Un personaje imprescindible en la literatura (o una persona en la vida)

Imprescindibles varios: El Lazarillo; Úrsula, de 'Cien años de Soledad'; la Maga, de 'Rayuela'; Beatriz, en la 'Divina Comedia'. Aunque pueda parecer un tópico Quijote y Sancho.  En la vida, ahora mismo un superhéroe que cuidara de la humanidad, que persiguiera a indeseables, violadores y corruptos, que protegiera a la infancia y vigilara para que creciera en libertad, que detectará la corrupción e hiciera que se restituyera lo robado a la sociedad, que fomentará la educación.

Un autor o autora insoportable.

Me cuesta contestar, todos tienen algo bueno, aunque hay muchos que están sobrevalorados.

Un rasgo que defina tu personalidad.

Sin duda la curiosidad. Soy muy amigo de mis amigos. Perseverante en lo que me propongo. Despistado en lo superficial. Soñador, pícaro y confiado. Luchador.

¿Qué cualidad prefieres en una persona?

La lealtad.

¿Qué opinión te merece la política actual? ¿Y la sociedad?

La Humanidad se mueve en ciclos. Así ha sido desde que el mundo es mundo. A un ciclo sucede otro diferente al anterior. Por eso hay que conocer la historia para no caer en los mismos errores. La Segunda Guerra Mundial nos dio la medida de odio y maldad en el ser humano. El miedo a que se pudiera repetir hizo que los países europeos y americanos crearán mecanismos políticos de intervención y disuasión para no caer en los mismos errores. En España, después de una transición modélica y cuarenta años de paz y desarrollo, hemos caído en la parte oscura de un sistema, perfecto a simple vista, pero la poca visión a largo plazo, la poca preparación de muchos políticos, el desconocimiento de la historia, la poca visión general de las situaciones, la corrupción, nos demuestran que hay que hacer algo. Leyes y mecanismos de control para evitar caer en la tentación. La educación tiene que prevalecer. Formar y valorar a los profesores. Nuestra infancia y juventud está en manos de las máquinas digitales. Muchos de ellos viven en un mundo paralelo.

La sociedad ha caído en la desconfianza y en la poca solidaridad. Se mete la cabeza debajo del ala ante los grandes problemas del mundo que hay que solucionar si queremos dejar algo habitable para nuestros hijos. El ser humano es capaz de lo mejor y de lo peor.

¿Qué es lo que más te divierte en la vida?

Las cosas sencillas. Una velada con amigos o con la familia. La música, sería incapaz de vivir sin ella.  Un libro y un café en una terraza de verano o al lado de la chimenea en invierno.

¿Por qué escribes?

No soy un escritor al uso. Sí que es verdad que utilizo la escritura para fijar conceptos de todo tipo que, a veces, son artículos o relatos sin pretenderlo. Cuando escribo es para comunicarme con los demás, lo mismo que cuando pinto, esculpo, diseño o canto. Me es muy difícil disociar todas estas cosas. Escribir es una consecuencia de vivir. No soy escritor pero si es verdad que he escrito mucho en mi vida. Desde luego espero escribir mis memorias que, por cierto, ya he empezado. Me parece hermoso dejar, por escrito, mi pensamiento a mis hijas y a otras generaciones.

¿Crees que las redes sociales, Facebook o Twitter, sirven para ejercitar tu estilo literario?

Para nada. Las redes sociales han venido a revolucionar la comunicación pero me cuesta trabajo pensar en literatura. Son herramientas increíbles pero, al mismo tiempo, armas letales. Son la inmediatez, el telegrama. En el mundo digital, el blog sí me parece un buen elemento de publicación y almacenaje.  Para ejercitar mi estilo literario prefiero el artículo periodístico, en papel o digital, el libro, el relato radiofónico o el guión teatral o cinematográfico.

¿Cuáles son tus fuentes literarias a la hora de escribir?

La primera la vida: el viaje, la conversación, los miles de libros que he leído, los discos que he escuchado, las obras teatrales y las películas que me han marcado. Todo lo que hago. Esa carrera de obstáculos absurdamente maravillosa que es la vida. Al final todo se reduce al amor y el desamor; la vida y la muerte.

¿Escribes o sigues algún blog con entusiasmo porque te parezca una herramienta literaria?

No tengo un blog seguramente por no poderlo atender. Sigo algunos blog de arte o filosofía como el de Javier Gomá, los de algunos amigos como Concha González o tú mismo Manuel Cuenya.

Una frase que resuma tu modo de entender el mundo.

La vida es una absurda, misteriosa y maravillosa farsa donde te toca representar un papel directamente y sin ensayo general.

publicidad

También te puede interesar

Deja tu comentario
publicidad
publicidad


publicidad