Quantcast

baloncesto femenino

El Patatas Hijolusa no pudo conseguir el milagro contra el Valencia Basket (44-76)

Una derrota que cierra una gran temporada del Patatas Hijolusa que por segundo año consecutivo ha vuelto a estar entre los ocho mejores equipos de la categoría pese a no estar en ese rango económico por presupuesto.

imagen
Imagen de archico del Aros Patatas Hijolusa Baloncesto.
ileon.com  | 29/04/2018 - 13:23h.

El Patatas Hijolusa no pudo conseguir el milagro que necesitaba para seguir vivo en la carrera del ascenso, el anfitrión, el Valencia Basket, se escapó en los primeros minutos dejando sin capacidad de reacción a un equipo leonés que nunca bajó los brazos, pero sin ser capaz de hacer frente a un rival que navegaba ya con el viento a favor.

Y es que las locales fueron un ciclón que colocaron un parcial de 7-17 en el primer cuarto que convertía en una quimera no sólo la victoria por 18 puntos que necesitaban las leonesas para ser segundas del grupo y seguir vivas, sino siquiera para ganar. Pese a ello, el equipo de Moses siguió apretando en cada jugada y logró ganar el tercer parcial para demostrar que estaba en la fase de ascenso por méritos propios, aunque se vuelva de ella de vacío.

Una derrota que cierra una gran temporada del Patatas Hijolusa que por segundo año consecutivo ha vuelto a estar entre los ocho mejores equipos de la categoría pese a no estar en ese rango económico por presupuesto.

Ficha técnica

44 Patatas Hijolusa: Andrea Alcántara (5), Marta Canella (7), Iria Varela (5), Vicky Viñe (2), Itsaso Conde (2) –cinco inicial- Natalia López (16), Marina Fernández, Yamile Rodríguez, Jenny Giganto, Cristina Hernández, María Diez y Emma Flórez (7).

76 Valencia Basket: Lyra Macedo (9), Irene Gari (5), Tirera (6), Betterncourt (3), Aleksic (14) –cinco inicial- Pallardó, Sáez (8), Muñoz (3), Esther Díaz (3), Cotano (11) y Bennett (14).

Árbitros: Lizana Moreno y Sanchez Cutillas.

Marcadores parciales: 7-27, 14-19 (21-46, descanso); 15-11 y 8-19.

publicidad
Deja tu comentario
publicidad


publicidad