LA FRAGUA LITERARIA LEONESA

David Gustavo López: "El Bierzo siempre me causó admiración, percibía en él algo misterioso que me enganchaba"

Cronista provincial, además de ensayista, David Gustavo López es autor de 'El Camino Olvidado a Santiago', entre otros. Y ahora está escribiendo una especie de segunda parte de la 'Historia oculta de León', y algunos textos más.

Cronista provincial, además de ensayista, David Gustavo López.
El cronista provincial, además de ensayista, David Gustavo López.
Manuel Cuenya | 10/06/2021 - 10:46h.

Nombrado en 2019 'cronista provincial' por el Instituto Leonés de Cultura (ILC), David Gustavo López es, desde pequeño, un enamorado de León. Fueron sus padres, sobre todo su madre, quienes le inculcaron su amor por la tierra –precisa él–, pues su madre, originaria de La Mata de Curueño, le contaba historias de su familia, tradiciones del pueblo, y le enseñó a mirar hacia las montañas que hacían muralla por el norte, y a soñar con esta visión. En cuanto a su padre, que era descendiente de Villamanín e hijo de inmigrante, también le encantaba la provincia de León y disfrutaba llevando a sus hijos por aquellos lugares que él consideraba relevantes.

Y en este sentido la comarca del Bierzo tiene un valor importante en cuanto a las publicaciones que ha realizado David Gustavo, ya que aparecen diversos escenarios en sus libros como Las Médulas, Peñalba de Santiago, el Valle del Silencio, Carracedo, Ancares...

"Conozco El Bierzo desde niño... siempre me causó admiración, percibía en él algo misterioso que me enganchaba. Por eso cuando hace más de cuarenta años decidí tener un refugio rural, lo busqué en esta comarca y, concretamente, fui a caer en el Valle del Silencio, en Peñalba de Santiago, que entonces era todavía un ser vivo, con sus vecinos, sus vacas, sus carros, sus tierras de labor... Algo mágico y casi desconocido. Desde ese refugio, El Bierzo estaba a mi alcance, por eso mi interés por las cosas de allí, que a fin de cuentas eran tan leonesas o más que las del otro lado del Manzanal", señala con emoción el autor de 'El Camino Olvidado a Santiago', que versa que versa sobre esta ruta del Camino de Santiago a través de la montaña de León.

Cuenta David Gustavo que 'El Camino Olvidado a Santiago' es el resultado del empeño de Promonumenta en promover esta ruta y de La Nueva Crónica en publicar este libro que consideraba de interés para León. "De su escritura y sus fotografías nos encargamos Ramón Gutiérrez Álvarez –el mejor conocedor de la historia de la Montaña Oriental leonesa– y yo. Se trata de una guía que pone al lector sobre la ruta, mostrándole su riqueza artística, que es muchísima y desconocida, sus pueblos, sus paisajes... En fin, un intento de promocionar 245 kilómetros de territorio leonés, desde La Espina hasta Villafranca del Bierzo, que precisa urgente ayuda para escapar de un despoblamiento que cabalga al galope. En paralelo, con la preparación de este libro, también me hice cargo, junto con la historiadora y escritora Marta Prieto https://www.ileon.com/cultura/092743/marta-prieto-antes-que-escritora-he-sido-y-soy-una-gran-lectora y a petición de la Asociación de Municipios del Camino Olvidado, de redactar la memoria sobre la historia de este camino, que sirvió para obtener el reciente reconocimiento de la Junta de Castilla y León y para ser incluido en la relación oficial de caminos a Santiago", explica David Gustavo, convencido de que si no existiera esta Asociación de Amigos del Patrimonio Cultural de León, llamada Promonumenta, habría que inventarla con urgencia, porque a esta asociación le debemos, en su opinión, la recuperación de numerosos monumentos leoneses.

"Cuando hace más de cuarenta años decidí tener un refugio rural, lo busqué en esta comarca y, concretamente, fui a caer en el Valle del Silencio, en Peñalba de Santiago, que entonces era todavía un ser vivo, con sus vecinos, sus vacas, sus carros, sus tierras de labor... Algo mágico y casi desconocido. Desde ese refugio, El Bierzo estaba a mi alcance, por eso mi interés por las cosas de allí, que a fin de cuentas eran tan leonesas o más que las del otro lado del Manzanal"

"Su forma de actuación, basada en las hacenderas para trabajos de limpieza y desbroce y en la promoción del monumento –cosa imposible sin la colaboración de los medios de comunicación–, resulta muy efectiva y suele concluir con la intervención restauradora de las administraciones responsables", afirma David Gustavo, que considera a Promonumenta, también con el prestigio de su revista 'ProMonumenta', como un referente de primer orden en el ámbito de la cultura leonesa.

"Son muchas las personas y las asociaciones que se han interesado por conocer la 'fórmula' Promonumenta para instaurarla en sus ámbitos de actuación", añade el creador de 'Historia oculta, enigmática y heterodoxa de León', una obra publicada gracias a Joaquín Alegre, director de Editorial Rimpego. El libro más expuesto, pero también más razonado, de cuantos ha escrito, nos dice el propio David Gustavo López, porque se trata del resultado de las andanzas de muchos años de su autor, que se dedicó a observar y anotar "cuantas rarezas, enigmáticas a veces", ha ido encontrando en tierras leonesas. El libro reúne y resume, en sus propias palabras, algunas obras de arte de sabios y pensadores que en León han querido transmitir sus ideas sin darlas a conocer abiertamente, pues ello hubiera supuesto un grave riesgo para sus vidas. "¿Quién se hubiera atrevido a exponer las claves de la herejía gnóstica, bajo el maestrazgo de María Magdalena, en la fachada de San Marcos? ¿Quién hubiera construido un templo dedicado al dios Mitra en la mismísima Catedral? ¿Quiénes se hubiesen atrevido a sustituir antiguos ídolos paganos por imágenes cristianas a la vista de sus propios fieles? ¿Quiénes destruyeron el gran templo solar de Camposagrado y quiénes se mostraron indiferentes ante tal despropósito? ¿Podría alguien probar que no es cierta mi tesis de que Alfonso VI de León y Castilla trajo la Mesa de Salomón para la Iglesia de León, y que su hija la reina Urraca I la rescató para la Corona? Tampoco los templarios se atrevieron a exponer todas sus creencias ni a dejar sus tesoros materiales y espirituales a la vista de quienes, incluso en El Bierzo, les perseguían", sostiene David Gustavo, que reivindica el ensayo, principalmente el científico, como su lectura favorita. No en vano, él es ingeniero aeronáutico, apasionado por los temas del espacio, de astronomía, de energía nuclear y de neurociencias, habiendo ejercido su profesión científico-tecnológica durante muchos años.

El ensayo científico como un modo racional de comprender el mundo

"Mis autores favoritos son Michio Kaku, Stephen Hawking, António Damásio, Félix Ares, etc. Pero siempre he intentado calmar mis tensiones con el bálsamo de la etnografía y la antropología, de la historia del arte y de las tradiciones, que, en León sin ir más allá, somos un ciento", apostilla David Gustavo, consciente de que León es tierra de escritores, "de grandes y pequeños... y los autores siguen multiplicándose entre las nuevas generaciones. La prueba la ofrece esta misma Fragua literaria leonesa".

En este sentido, se siente más ensayista que narrador a la vez que rememora unas palabras del académico y escritor José María Merino cuando presentó su obra poética, 'Mírame Medusa': "Creo que este será mi último libro de poesía. No es que yo abandone la poesía, la poesía me ha abandonado a mí".

A David Gustavo nunca le ha abandonado la poesía –matiza–, porque no la escribe. Sin embargo, le emociona leer a Antonio Machado, Julio Llamazares, Andrés Trapiello, Carmen Busmayor...Y le entusiasma la narrativa del maestro Antonio Pereira, con quien David dice haber compartido, así como la prosa de Juan Pedro Aparicio, Luis Mateo Díez, o los ya mencionados Merino y Llamazares.

"Que me perdonen otros mil grandes escritores por haber citado solamente a quienes se han subido en marcha a mi cerebro", glosa David, que en estos tiempos de pandemia se ha vuelto aún más introspectivo. Y está empleando recursos ya existentes, escribiendo una especie de segunda parte de  'Historia oculta de León', aparte de algunos textos más. Confiesa que la pandemia lo ha desbordado y sobre todo el pánico suscitado entre la población, "lo que ha obligado a tomar medidas extremas, de las cuales la cultura ha sido de las peor paradas, al menos en todas sus actividades públicas". No obstante, cree en la capacidad de superación del ser humano y en la recuperación casi total en corto espacio de tiempo.

"¿Quién se hubiera atrevido a exponer las claves de la herejía gnóstica, bajo el maestrazgo de María Magdalena, en la fachada de San Marcos? ¿Quién hubiera construido un templo dedicado al dios Mitra en la mismísima Catedral? ¿Quiénes se hubiesen atrevido a sustituir antiguos ídolos paganos por imágenes cristianas a la vista de sus propios fieles? ¿Quiénes destruyeron el gran templo solar de Camposagrado y quiénes se mostraron indiferentes ante tal despropósito? ¿Podría alguien probar que no es cierta mi tesis de que Alfonso VI de León y Castilla trajo la Mesa de Salomón para la Iglesia de León, y que su hija la reina Urraca I la rescató para la Corona?"

"La prueba es que el levantamiento del estado de alarma, a pesar de no haber desaparecido las motivaciones que la originaron, ha causado una explosión ciudadana: hostelería, playas, desplazamientos, compras... Lo que sí ocurrirá es que todas aquellas empresas y negocios que se hallaban en equilibrio inestable y que han caído durante el tiempo que llevamos de pandemia, en su mayoría, ya no volverán a levantarse, y ello supone la pérdida de muchos puestos de trabajo que costará largo tiempo volver a recuperar", concluye.

Entrevista breve a David Gustavo López

"Nos toman por rebaño y, a lo peor, lo somos"

¿Qué libro no dejarías de leer o leerías por segunda vez?

No quiero disgustar a nadie, porque debería mencionar a muchos, pero si ha de ser uno, tras larga discusión conmigo mismo, diría que 'La lluvia amarilla', de Julio Llamazares, aunque, como ya lo he leído varias veces, pasaría a otro del área científico-tecnológica: 'El robot enamorado', de Félix Ares.

Un personaje imprescindible en la literatura (o una persona en la vida).

'El Principito' de Antoine de Saint-Exupéry. En la vida, mi mujer, Lola, y mis hijos.

Un autor o autora insoportable (o un libro insoportable).

No puede haber un libro insoportable en el sentido literal de la palabra, por cuanto muestra el pensamiento de una persona y siempre encerrará alguna enseñanza. Otra cosa es que sea duro de digerir.

Un rasgo que defina tu personalidad.

Tenacidad y honradez. Soy un perfecto capricornio.

¿Qué cualidad prefieres en una persona?

Que sea honesta, responsable y que siempre cumpla su palabra.

¿Qué opinión te merece la política actual? ¿Y la sociedad?

Los políticos actuales están excesivamente preocupados por lo que digan los medios, más como transmisores de la voz de los grupos de poder que como expresión de los ciudadanos. Los ciudadanos solo importamos a la hora de votar, con el lema de que "conseguido mi fin, después ni caso".

Yo creo que la sociedad nunca ha sido tan manipulable ni manipulada como ahora. Nos toman por rebaño y, a lo peor, lo somos.

¿Qué es lo que más te divierte en la vida?

Estudiar aquello que me gusta. Los estudios no acaban con la carrera, es entonces cuando realmente comienzan y cuando el aprendizaje tiene una utilidad práctica y, además, el saber agranda el espíritu.

¿Por qué escribes?

Porque me gusta compartir lo que aprendo y, muchas veces, para divulgar aquello que creo que, al ser conocido, se podrá valorar y mejorar.

¿Crees que las redes sociales, Facebook o Twitter, sirven para ejercitar tu estilo literario?

En absoluto. Creo que son muy útiles para divulgar aquellos mensajes que quieras transmitir, sin que ello requiera cuidar el estilo. Su eficacia está en la inmediatez y en la concisión.

¿Cuáles son tus fuentes literarias a la hora de escribir?

Mi mejor fuente está en el trabajo de campo. Luego hay que acudir a la historia específica de aquello que estudias. Los archivos son imprescindibles, pero actualmente Internet, sabiendo discernir, es una fuente sorprendente de información.

¿Escribes o sigues algún blog con entusiasmo porque te parezca una herramienta literaria?

Sigo algunos porque, más que herramientas literarias, son fuentes de información y conocimiento.

Una frase que resuma tu modo de entender el mundo.

"Lo esencial es invisible a los ojos", frase que el zorro le dirige al Principito, y que yo complemento diciendo "busca más allá, no te conformes con lo que te cuentan".

Portada del libro 'El Camino Olvidado a Santiago' de David Gustavo López.
Portada del libro 'El Camino Olvidado a Santiago' de David Gustavo López.

publicidad

También te puede interesar

Deja tu comentario
publicidad
publicidad